Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

“Réplica a Michael Shermer”
Evidencia Médica para las ECM
Autor: Dr. Pim van Lommel

 

URL con el artículo completo original en inglés:

http://www.skepticalinvestigations.org/whoswho/vanLommel.htm 

[Aclaración previa del traductor (ene-05): el siguiente artículo del Dr. Pim van Lommel se tradujo primero completo con el traductor automático: www.freetranslation.com y posteriormente se corrigieron manualmente los párrafos del 1 al 17 (ambos inclusive). Los párrafos del 18 al 31 aún no han sido corregidos manualmente, sino que están tal cual salieron del traductor automático (disculpen las molestias).] 

Contexto 

En su columna "Escépticos" de [la revista] “Scientific American” de marzo de 2003, Michael Shermer citó un estudio de investigación publicado en “The Lancet”, uno de los principales diarios médicos, por Pim van Lommel y sus colegas. Shermer afirmó que este estudio "supone un gran golpe" a la idea de que la mente y el cerebro podrían separarse. Sin embargo, los investigadores argumentaron exactamente lo contrario, y mostraron que la experiencia consciente fuera del cuerpo sucedió durante un período de muerte clínica cuando el cerebro quedó con encefalograma plano (EEG plano). Como Jay Ingram, del canal Discovery Channel de Canadá, comentó [refiriéndose a Shermer]: "Su uso de este estudio para reforzar su punto de vista es una falacia. Shermer podría haber dicho, ‘Los autores piensan que existe un misterio, pero yo elijo interpretar sus hallazgos de forma diferente’. Pero no lo hizo. Considero que eso es muy decepcionante." (“Toronto Star”, 16 de marzo de 2003). A continuación, Pim van Lommel explica la evidencia que Shermer tergiversó.

 

Réplica a Shermer

Evidencia médica de las Experiencias Cercanas a la Muerte

Autor: Pim van Lommel

Sólo recientemente alguien me mostró el artículo "Escépticos"* de Michael Shermer. Al provenir de un muy respetado y, en mi opinión, diario científico como es “Scientific American”, yo siempre habría esperado un artículo bien documentado y científico, y no sé cómo de rigurosa fue la “revisión editorial” del artículo de Shermer por parte del personal de redacción de la revista antes de su publicación. Mi reacción a este artículo escrito por Shermer se debe a que soy el autor principal del estudio publicado en “The Lancet”, diciembre 2001, titulado: “Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) en supervivientes de paro cardíaco; un estudio prospectivo en Holanda”. En inglés: “Near-death experience in survivors of cardiac arrest; a prospective study in the Netherlands.” Lo que Shermer escribe acerca de las conclusiones de nuestro estudio, así como del efecto de la “estimulación” magnética y eléctrica del cerebro, me obliga a escribir este texto, porque estoy en desacuerdo con sus teorías así como con sus conclusiones.

Realizamos nuestro estudio prospectivo [o de futuro] en 344 supervivientes de paro cardíaco para estudiar la frecuencia, la causa y el contenido de la experiencia cercana a la muerte (ECM). Una experiencia cercana a la muerte es el informe [o el relato] de los recuerdos de todas las impresiones durante un estado especial de consciencia, incluyendo elementos específicos tales como la experiencia fuera del cuerpo, sentimientos agradables, y ver un túnel, una luz, parientes difuntos, o una revisión de la vida. En nuestro estudio 282 pacientes (82%) no tuvieron ningún recuerdo del período de inconsciencia, 62 pacientes (18%) sin embargo informaron haber tenido una ECM con todos los elementos “clásicos”. Entre los dos grupos no hubo diferencia en la duración del paro cardíaco ni el período de inconsciencia, intubación, medicinas, miedo a la muerte antes del paro cardíaco, género, religión, educación ni conocimiento previo sobre las ECM. Se informó con más frecuencia haber tenido una ECM en edades por debajo de los 60 años, en aquellos que tuvieron más de una resucitación cardiopulmonar (CPR) durante su permanencia en el hospital, y entre los que tuvieron ECM previas. Los pacientes con defectos de memoria después de una larga y complicada resucitación cardiopulmonar informaron con menos frecuencia haber tenido una ECM.

Hay varias teorías que deberían explicar la causa y el contenido de las ECM.

La explicación fisiológica: la ECM se experimenta como resultado de anoxia en el cerebro [anoxia = falta de oxígeno], posiblemente también esté causada por la liberación de endomorfinas, o por el bloqueo del receptor NMDA.

En nuestro estudio todos los pacientes tuvieron un paro cardíaco, ellos estaban clínicamente muertos, inconscientes, debido a un insuficiente suministro de sangre al cerebro, ocasionado a su vez por una inadecuada circulación sanguínea, respiración, o ambas. Si en esta situación no se comienza con la resucitación cardiopulmonar [CPR] antes de 5-10 minutos, se produce un daño irreparable en el cerebro y el paciente morirá. De acuerdo con esta teoría, todos los pacientes en nuestro estudio deberían haber tenido una ECM, todos estuvieron clínicamente muertos debido a anoxia del cerebro causada por la inadecuada circulación de la sangre al cerebro, pero sólo 18% de ellos informaron haber tenido una ECM.

La explicación psicológica: la ECM está causada por temor a la muerte. Pero en nuestro estudio sólo un porcentaje muy pequeño de pacientes dijeron haber tenido miedo los segundos que precedieron al paro cardíaco, puesto que sucedió de forma demasiado repentina como para que se dieran cuenta de lo que les estaba pasando. Sin embargo, el 18% de los pacientes informó haber tenido una ECM. Y la medicina que se les dio tampoco tuvo influencia.

Sabemos que los pacientes con paro cardíaco se quedan inconscientes en cuestión de segundos, ¿pero cómo sabemos que el encefalograma (EEG) se queda plano en esos pacientes, y cómo podemos estudiar esto?

Se ha descubierto que la circulación cerebral se detiene completamente en el paro cardíaco debido a la fibrilación ventricular (VF) durante las pruebas de umbral [threshold testing] en la implantación de desfibriladores internos. Este completo modelo isquémico cerebral se puede utilizar para estudiar el resultado de la anoxia [falta de oxígeno] del cerebro.

En la VF completa se produce el paro cardíaco, en el que el flujo cerebral se detiene completamente, y ello tiene como resultado una anoxia aguda pancerebral. El Vmca (o flujo sanguíneo de la arteria cerebral mediana), que es un indicador de medición seguro del flujo sanguíneo cerebral, disminuye hasta 0 cm/sec [Nota aclaratoria traductor: “cero centímetros por segundo”] inmediatamente después de la inducción de la VF (2). Por medio de muchos estudios en humanos, así como en modelos animales, se ha mostrado que la función cerebral se pone severamente en peligro durante el paro cardíaco, y se ha mostrado que la actividad eléctrica, tanto en la corteza cerebral como en las estructuras más profundas del cerebro, desparecen después de un espacio de tiempo muy corto.

La monitorización de la actividad eléctrica de la corteza (EEG) ha mostrado cambios isquémicos que consisten en una disminución de ondas rápidas de alta amplitud y un aumento de ondas lentas delta, y a veces también un incremento en la amplitud de la actividad theta, disminuyendo progresiva y últimamente hasta la isoelectricidad [Nota aclaratoria traductor: línea eléctrica neutra o plana]. El primer signo de la isquemia cerebral es con mayor frecuencia el inicio de la ralentización (atenuación) de las ondas del EEG. Los primeros cambios isquémicos en el EEG se detectan un promedio de 6,5 segundos después del paro circulatorio. Si se prolonga la isquemia cerebral siempre se detecta una progresión hacia una línea de isoelectricidad (plana) dentro de un margen de 10 a 20 segundos (15 seg. de media) desde el comienzo del paro cardíaco (3-6).

En caso de que el paro cardíaco se prolongue durante más de 37 segundos, la actividad del EEG podría no volver durante muchos minutos a horas después de que el paro cardíaco se haya restaurado, dependiendo de la duración del paro cardiaco, a pesar de que se mantenga una adecuada presión sanguínea durante la fase de recuperación. Después de la desfibrilación la velocidad del flujo de la arteria cerebral mediana se restablece rápidamente dentro de 1-5 segundos, independientemente de la duración del paro cardíaco. Sin embargo, la recuperación del EEG lleva más tiempo, dependiendo de la duración del paro cardíaco. La recuperación del EEG subestima la recuperación metabólica del cerebro, y el consumo de oxígeno del cerebro puede estar deprimido durante un tiempo considerable después de la restauración de la circulación, porque el inicial exceso de reperfusion (hyperoxia) es seguido por una disminución significativa del flujo sanguíneo cerebral. (7)

La anoxia produce la pérdida de la función de nuestros sistemas celulares. Sin embargo, en una anoxia que sólo dure unos cuantos minutos, esta pérdida puede ser transitoria, [mientras que] en una anoxia más prolongada se produce la muerte celular con una pérdida funcional permanente. Durante un acontecimiento de embolia, un pequeño coágulo obstruye el flujo sanguíneo en una pequeña vena de la corteza cerebral, teniendo como resultado la anoxia de esa parte del cerebro con pérdida de la actividad eléctrica. Esto tiene como resultado una pérdida funcional de la corteza cerebral como hemiplegia o afasia. Cuando se soluciona o se rompe el coágulo dentro de un margen de varios minutos, la función cortical perdida queda restaurada. Esto se llama un ataque isquémico transitorio (TIA). Sin embargo, cuando el coágulo obstruye la vena cerebral durante minutos a horas, ello tendrá como resultado la muerte neuronal de la célula, con una pérdida permanente de la función de esta parte del cerebro, con hemiplegia o afasia persistentes, y entonces se realiza el diagnóstico de accidente cerebro vascular (CVA). Así que la anoxia transitoria tiene como resultado la pérdida transitoria de funciones.

En el paro cardíaco la anoxia global del cerebro ocurre en un margen de tiempo de segundos. La resucitación cardiopulmonar (CPR) oportuna y adecuada invierte esta pérdida funcional del cerebro porque el daño definitivo de las células del cerebro, que tiene como resultado la muerte de la célula, se ha prevenido. Una anoxia muy prolongada causada por la detención del flujo sanguíneo al cerebro durante más de 5-10 minutos, tiene como resultado un daño irreversible y una extensa muerte celular en el cerebro. Esto se llama muerte cerebral, y la mayoría de los pacientes finalmente morirán.

En el infarto agudo de miocardio la duración del paro cardíaco (VF) en el CCU [Unidad de Cuidado Coronario] es generalmente de 60-120 segundos, en la planta cardiaca de 2-5 minutos, y en un paro fuera del hospital excede generalmente los 5-10 minutos. Sólo durante las pruebas de umbral [threshold testing] de los desfibrladores internos o durante los estudios de estimulación electro fisiológica la duración del paro cardíaco apenas si excede los 30-60 segundos.

De estos estudios nosotros sabemos que en nuestro estudio prospectivo de pacientes que han estado clínicamente muertos (VF en el ECG) no debe haber sido posible la actividad eléctrica de la corteza del cerebro (EEG plano), pero también fueron hallazgos clínicos en esos pacientes la supresión de la actividad del tallo del cerebro, como la pérdida del reflejo de la cornea [corneareflex], las pupilas dilatadas fijas y la pérdida del reflejo gag [gag reflex]. Sin embargo, los pacientes que tienen una ECM pueden presentar una consciencia clara, en la que la función cognoscitiva, la emoción, el sentido de la identidad, y el recuerdo de la primera infancia fueron posibles, así como la percepción desde una posición fuera y encima de su cuerpo “muerto”. A causa de las experiencias fuera del cuerpo verificables de las que a veces se informa, como en el caso de las dentaduras postizas incluido en nuestro estudio, nosotros sabemos que la ECM debe suceder durante el período de inconsciencia, y no en el primer ni en el último segundo de este período.

Así que tenemos que concluir que la ECM en nuestro estudio se experimentó durante una pérdida funcional transitoria de todas las funciones de la corteza y del tallo cerebral [brainstem]. Es importante mencionar que hay un informe bien documentado de una paciente con un registro constante del EEG durante la cirugía cerebral de un aneurisma cerebral gigantesco en la base del cerebro, operado con una temperatura corporal de entre 10 y 15 grados, a ella se le puso en la máquina corazón-pulmonar, con fibrilación ventricular (VF), con toda la sangre de la cabeza drenada, con una línea plana del EEG, con dispositivos de hacer clic en ambas orejas, con los ojos cerrados [o tapados] con una cinta, y esta paciente experimentó una ECM con una experiencia fuera del cuerpo, y todos los detalles que ella percibió y oyó pudieron ser verificados después. (8)

También hay una teoría en la que la consciencia puede ser experimentada independientemente de la consciencia normal durante la vigilia ligada al cuerpo. El concepto actual en la ciencia médica afirma que la consciencia es el producto del cerebro. Este concepto, sin embargo, nunca ha sido científicamente probado. La investigación sobre las ECM nos empuja hasta los límites de nuestros conceptos médicos acerca de la gama de la consciencia humana y la relación entre la consciencia y los recuerdos con el cerebro.

[Nota del traductor: los párrafos siguientes, del 18 al 31, aún no han sido corregidos manualmente, sino que están tal cual salieron del traductor automático de Internet: no demasiado legibles. Disculpen las molestias.]

Por décadas, investigación extensa se ha hecho para localizar las memorias dentro del cerebro, hasta ahora sin éxito. Con respecto a la hipótesis ese conocimiento y las memorias se almacenan dentro del cerebro que la pregunta surge también cómo una actividad no-material la atención o el pensamiento tal como concentrados pueden corresponder con una reacción visible (materia) en la forma de una actividad mensurable, eléctrica, magnética y química en un cierto lugar en el cerebro. Las actividades mentales diferentes ocasionan las pautas cambiantes de la actividad en partes diferentes del cerebro. Esto se ha mostrado en la neurofisiología por EEG, el magneto-encefalograma (MEG) y en presenta también por resonancia magnética imaginando (MRI) y tomografía de emisión de positrón (ANIMAL FAVORITO-ESCUDRIÑA). (9-11) También un aumento en el flujo cerebral de sangre se observa durante tal actividad no-material como el pensamiento (12). También no es entendido bien cómo deberá ser explicado que en un experimento sensorio que sigue una sensación física que la persona implicó en la prueba indicada que él estaba enterado (consciente) de la sensación unos pocos millares de un segundo que sigue el estímulo, mientras el sujeto’cerebro de s mostró ese wasn neuronal de la adecuación’T logró hasta después de un repleto 500 msec. siguiendo la sensación. Este experimento ha llevado a la demora llamadas y la hipótesis (13) que anteceden.

La mayoría de las células del cuerpo, y especialmente todas neuronas, muestran un potencial eléctrico a través de membranas de célula, formado por la presencia de una bomba Na/K metabólica. El transporte de información por neuronas sucede por medio de potenciales de acción, las diferencias en el potencial de membrana causado por la despolarización (excitante) y hyperpolarisation (inhibitorios) sináptica. El suma de la suma de cambios por causas de neuronas campos eléctricos transitorios, y por lo tanto campos magnéticos también transitorios, por las dendritas síncronamente activadas. No el número de neuronas, la forma precisa de las dendritas (árbol de dendritic), ni la posición exacta de sinapsis, ni el despedir de neuronas individuales son cruciales, pero el derivado, los campos eléctricos y/o magnéticos fugaces engendraron por las dendritas. Estos se deben formar tan óptimamente como posibles en el brevemente-durando las pautas significativas, cambiando constantemente en la forma y la intensidad cuadridimensionales (la auto-organización), y constantemente interactuando mutuamente entre todas neuronas. Este proceso se puede considerar como un fenómeno biológico de coherencia de quantum.

La influencia de externo localizado magnético y los campos eléctricos en estas constante que cambia campos eléctricos y/o magnéticos durante la función normal del cerebro ahora se deben mencionar.

Investigación de Neurophysiological se realiza utilizando transcranial el estímulo (TMS) magnético, en el curso de que un campo (fotones) magnético localizado se produce. TMS puede emocionar o puede inhibir las partes diferentes del cerebro, dependiendo de la cantidad de energía dada, permitiendo la cartografía funcional de regiones corticales, y de la creación de lesiones funcionales transitorias. Permite valorando la función en regiones focales de cerebro en una escala de milisegundo, y puede estudiar la contribución de redes corticales a funciones cognoscitivas específicas. TMS es un instrumento no-invasivo de investigación de estudiar los aspectos de la fisiología humana de cerebro inclusive la función del motor, la visión, el idioma, y el pathophysiology de desórdenes de cerebro así como desórdenes de humor como la depresión, y como puede ser aún útil para la terapia. En estudios TMS puede intervenir con visual y la percepción del movimiento, da una interrupción de procesamiento cortical con un intervalo de 80-100 milisegundos. La inhibición de Intracortical y facilitación son obtenidas por estudios de apareado-pulso con TMS, y reflejan la actividad de interneurons en la corteza. También TMS puede alterar el funcionar del cerebro más allá del tiempo del estímulo, pero de no aparece salir ningún último efecto. (14).

Interrumpir los campos eléctricos de redes neuronales locales en partes de la corteza perturban también la función normal del cerebro, porque por el estímulo eléctrico localizado del lóbulo temporal y parietal durante la cirugía para la epilepsia el neurocirujano y W. de ganador de Premio Nobel Penfield podrían inducir a veces los destellos del recuerdo del pasado (nunca una revisión completa de vida), las experiencias de la luz, el sonido ni la música, y raramente una clase de. Estas experiencias no produjeron ninguna transformación. (15-16) después que muchos años de investigación él finalmente alcanzó la conclusión que lo es no posible localizar las memorias dentro del cerebro. Olaf Blanke también describió recientemente en la Naturaleza un paciente con OBE inducido por la inhibición de la actividad cortical causada por el estímulo eléctrico, externo y más intenso del angularis de gyrus en un paciente con epilepsia (17).

El efecto del estímulo externo, magnético o eléctrico es el dependiente de la cantidad de energía dada. No es posible que haya efecto clínico ni a veces estímulo se vea cuando sólo una cantidad pequeña de energía se da, por ejemplo durante estímulo de la corteza de motoric. Pero durante “el estímulo” con la inhibición más alta de energía de funciones corticales locales ocurre por la extinción de los campos eléctricos y magnéticos que tienen como resultado la inhibición de redes neuronales locales (comunicación personal Blanke). También en el paciente descrito por Blanke en el estímulo de la Naturaleza con energía eléctrica más alta fue dado, teniendo como resultado la inhibición de la función de las redes neuronales locales en el angularis de gyrus.

Y cuando por ejemplo la corteza visual occipital es estimulada por TMS, esto resulta no en una mejor vista, pero en lugar lo causa la ceguera temporaria por la inhibición de esta parte de la corteza. Tenemos que concluir que el estímulo artificial localizado con fotones verdaderos (energía eléctrica o magnética) perturba e inhibe también la constante que cambia campos eléctricos y magnéticos de nuestras redes neuronales, y así que la influencia e inhibe la función normal del cerebro.

A tratar de entender este concepto de la interacción mutua entre el “invisible y no mensurable” el conocimiento, con su enorme cantidad de información, y de nuestro cuerpo visible y material parece sabio compararlo con comunicación mundial moderna.

Hay un cambio continuo de información objetiva por medio de campos electromagnéticos (fotones verdaderos) para la radio, para la televisión, para teléfono de móvil, o para la computadora personal portátil laptop. Somos ignorantes de las cantidades innumerables de campos electromagnéticos eso constantemente, el día y la noche, existen alrededor nosotros y por nosotros así como por estructuras como paredes y edificios. Nosotros sólo advertimos estos campos de información electromagnéticos el momento nosotros utilizamos nuestro teléfono de móvil o prendiendo nuestra radio, la televisión o el ordenador portátil. Qué nosotros recibimos no está dentro del instrumento, ni en los componentes, pero gracias al receptor la información de los campos electromagnéticos llega a ser observable a nuestros sentidos y de ahí percepción ocurre en nuestro conocimiento. La voz que oímos en nuestro teléfono no está dentro del teléfono. El concierto que oímos en nuestra radio es transmitido a nuestra radio. Las imágenes y la música nosotros oímos y vemos en la televisión es transmitido a nuestro televisor. El internet no se localiza dentro de nuestro ordenador portátil. Podemos recibir en acerca del mismo tiempo lo que se transmite con la velocidad de la luz de lejos de algunos centenares o millares de millas. Y si desconectamos el televisor, la recepción desaparece, pero la transmisión continúa. La información transmitida se queda presenta dentro de los campos electromagnéticos. La conexión se ha interrumpido, pero no se ha desaparecido y puede ser recibida todavía en otra parte utilizando otro televisor. Otra vez, nosotros no nos nos damos cuenta de las millares de llamadas telefónicas, las centenares de transmisiones de la radio y la televisión, así como el internet, campos como electromagnéticos codificados, eso existe alrededor nosotros y por nosotros.

¿Se podría comparar el cerebro con el televisor que ondas (fotones) electromagnéticas reciben y se transforma en la imagen y el sonido, así como con la cámara de televisión que imagina y el sonido se transforma en ondas (fotones) electromagnéticas? Esta radiación electromagnética tiene la esencia de toda información, pero es sólo concebible a nuestros sentidos por instrumentos convenidos como cámara y televisor.

¿Los campos de información de nuestro conocimiento y de nuestras memorias, ambos evaluar por nuestras experiencias y por el imput de información de órganos sensoriales durante nuestra vida, el presente es alrededor nosotros campos como eléctricos y/o magnéticos [fotones virtuales posibles? (18)], y estos campos sólo llegan a ser disponibles a nuestro conocimiento que despierta por el cerebro que funciona y otras células de nuestro cuerpo.

Así que necesitamos un cerebro que funciona para recibir nuestro conocimiento en nuestro conocimiento que despierta. Y tan pronto como la función de cerebro se ha perdido, como en la muerte clínica o en la muerte de cerebro, con la iso-electricidad en el EEG, las memorias y el conocimiento existen todavía, pero la habilidad de la recepción se pierde. Las personas pueden experimentar su conocimiento fuera de su cuerpo, con la posibilidad de la percepción fuera y encima de su cuerpo, con la identidad, y con el conocimiento elevado, la atención, bien-estructurado pensó los procesos, las memorias y las emociones. Y ellos pueden experimentar también su conocimiento en una dimensión donde pasado, presenta y el futuro existe en el mismo momento, sin tiempo y espacio, y puede ser experimentado tan pronto como atención ha sido dirigida a (la revisión de la vida y la presentación), e incluso a veces ellos entran el contacto con el “campos del conocimiento” de parientes difuntos. Y luego ellos pueden experimentar su regreso consciente en su cuerpo.

Michael Shermer indica eso, en la realidad, toda experiencia se media y es producida por el cerebro, y que los fenómenos paranormales llamados quieren que las experiencias del cuerpo de fuera-de no sean nada más que los acontecimientos neuronales. El estudio de pacientes con ECM, sin embargo, claramente nos muestra ese conocimiento con memorias, la cognición, con la emoción, con la auto-identidad, y con la percepción fuera y encima de un cuerpo sin vida es experimentado durante un período de un cerebro que no-funcionando (la anoxia transitoria de pancerebral). Y la pérdida funcional focal por la inhibición de regiones corticales locales sucede por “el estímulo” de esas regiones con la electricidad (fotones) o con campos (fotones) magnéticos, resultando a veces en fuera de estados de cuerpo.

Para citar Michael Shermer: es el trabajo de la ciencia de resolver esos enigmas con natural, antes que sobrenatural, las explicaciones. Pero uno tiene que estar enterado del progreso de la ciencia, y para estudiar la literatura reciente, para saber lo que pasa en la ciencia actual. Para mí la ciencia hace preguntas con una mente abierta, y no tiene miedo para volver a considerar los conceptos extensamente aceptados pero científicamente no probados como el concepto ese conocimiento y las memorias son un producto del cerebro. Pero también debemos darnos cuenta de que necesitamos un cerebro que funciona para recibir nuestro conocimiento en nuestro conocimiento que despierta. Hay todavía muchos misterios de resolver, pero uno no tiene que hablar acerca de paranormal, sobrenatural ni la seudociencia para buscar las respuestas científicas en la relación que intriga entre el conocimiento y memorias con el cerebro.

 

* Michael Shermer, 'Demon-Haunted Brain' Scientific American, page 25, March 2003.

References

1 Van Lommel W., Van Wees R., Meyers V., Elfferich I. Near-death experience in survivors of cardiac arrest: a prospective study in the Netherlands. The Lancet 2001; 358: 2039-2045.

2 Gopalan KT, Lee J, Ikeda S, Burch CM. Cerebral blood flow velocity during repeatedly induced ventricular fibrillation. J. Clin. Anesth. 1999 Jun; 11 (4): 290-5.

3 De Vries JW, Bakker PFA, Visser GH, Diephuis JC, Van Huffelen AC Changes in cerebral oxygen uptake and cerebral electrical activity during defibrillation threshold testing. Anesth. Analg. 1998; 87: 16-20

4 Clute H, Levy WJ. Elecroencephalographic changes during brief cardiac arrest in humans. Anesthesiology 1990; 73 : 821-825
5 Losasso TJ, Muzzi DA, Meyer FB, Sharbrough FW. Electroencephalographic monitoring of cerebral function during asystole and successful cardiopulmonary resuscitation. Anesth. Analg. 1992; 75: 1021-4.

6 Parnia S, Fenwick P. Near death experiences in cardiac arrest: visions of a dying brain or visions of a new science of consciousness. Review article. Resuscitation 2002; 52: 5-11

7 Smith DS, Levy W, Maris M, Chance B Reperfusion hyperoxia in brain after circulatory arrest in humans . Anesthesiology 1990; 73 : 12-19

8 Sabom M.B. Light and Death: One Doctors Fascinating Account of Near-Death Experiences. “The Case of Pam Reynolds” in chapter 3: Death: the Final Frontier, (37-52). Zondervan Publishing House, Grand Rapids, Michigan, USA. 1998.

9 Desmedt J.E., Robertson D. Differential enhancement of early and late components of the cerebral somatosensory evoked potentials during forced-paced cognitive tasks in man. Journal of Physiology 1977; 271: 761-782.

10 Roland P.E., Friberg L. Localization in cortical areas activated by thinking. Journal of Neurophysiology 1985; 53: 1219-1243.
11 Eccles J.C. The effect of silent thinking on the cerebral cortex. Truth Journal, International Interdisciplinary Journal of Christian Thought. 1988; Vol 2.

12 Roland P.E. Somatotopical tuning of postcentral gyrus during focal attention in man. A regional cerebral blood flow study. Journal of Neurophysiology 1981; 46: 744-754.

13 Libet B. Subjective antedating of a sensory experience and mind-brain theories: Reply to Honderich (1984). Journal of Theoretical Biology 1985; 144: 563-570.

14 Hallett M. Transcranial magnetic stimulation and the human brain. Nature 2000; 406: 147-150.

15 Penfield W. The Excitable Cortex in Conscious Man. Liverpool: Liverpool University Press, 1958.

16 Penfield W. The Mystery of the Mind. Princeton University Press, Princeton. 1975

17 Blanke O., Ortigue S., Landis Th., Seeck M. Stimulating illusory own-body perceptions. The part of the brain that can induce out-of-body experiences has been located. Nature 2002, 419: 269-270.

18 Romijn, H. Are virtual photons the elementary carriers of consciousness? Journal of Consciousness Studies, 2002; 9: 61-81.