Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

ECM de Rob N



Descripción de la experiencia:

Mis tres experiencias de muerte

Muerte número 1

15 de agosto de 2005. En el área de Detroit a mediados de agosto, tienen lo que se llama el "Dream Cruise". Es el espectáculo de autos más grande de los Estados Unidos y más de un millón de personas acuden a esta zona para el evento. Steve y Evelyn, que eran los padres de mi novia, vivían en la calle siguiente a la avenida principal. Donna y su hijo se acercaron a su casa para sentarse y ver a los hot rod cruzar la calle principal. Yo estaba de turno, que iba de 8 AM a 8 PM. No me sentía bien y tenía un poco de mal humor. La llamé para decirle que iba a volver al apartamento ya que no me sentía bien. Pensé que comí algo en mal estado en el almuerzo, así que le dije que me relajaría un poco, me cambiaría y luego iría allí. Sus padres vivían a unos tres kilómetros de donde vivíamos.


Llegué a casa y me puse una camiseta y pantalones cortos. Tuve lo que pensé que era el peor caso de acidez estomacal que alguna vez había sentido. No podía deshacerme de esa sensación. De repente empecé a tener dificultad para respirar. La llamé y le dije que necesitaba que viniese a casa inmediatamente. No sabía que iba mal, pero algo no marchaba bien. Me dijo que llamara al 911, pero no sentí que fuera necesario; ¡Estaba equivocado! Seguí tirando del cuello de mi camiseta para tratar de respirar más fácil. Estaba empeorando y ahora sentía náuseas. Todo estaba pasando tan rápido. Puse el móvil en la mesa de café y corrí al baño. Cuando vomité, era bilis clara. Pensé que era peculiar. Una vez más, la bilis clara salió repetidamente, nada más que una clara bilis.

Entonces golpeó con completa fuerza, me debilite, sentí dolor en mi lado izquierdo y colapsé en el piso. No pude moverme. Mi teléfono celular no estaba cerca de mí y supe en ese momento lo que estaba sucediendo. Estaba en serios problemas y no tenía ningún control de mi destino. Estaba a merced de la voluntad de Dios.


Estaba teniendo un ataque al corazón, yacía allí en el piso del baño mirando al baño. Esperaba que mi novia me tomara lo suficientemente en serio como para estar de camino a casa.

Supongo que en cada tragedia siempre hay una pequeña comedia. Mientras yacía allí, me decía a mí mismo que no iba a morir mirando un retrete.


Sólo podía imaginar a mi padre muriendo de la misma manera. Entró en el baño en 1977 y nunca salió vivo. ¿Dijo lo mismo? Fue una extraña coincidencia. Me preguntaba: 'Si mi Padre murió en el baño ¿ahora lo haré yo? Tengo 47 años; él 58 años, ¿gano yo? ¿Hay un premio? De todas, esta era una extraña manera de morir. Me doy cuenta de que estas son cosas sombrías de pensar cuando se tiene un ataque al corazón, pero la mente es una complicada computadora.

Mientras me quedaba allí con la bilis saliendo de mi boca, me repetía a mí mismo: "No voy a morir mirando un baño, no voy a morir mirando un baño, no voy a morir mirando a un baño”. Donna y su padre Steve llegaron. Steve me encontró en el piso del baño y ella llamó al 911. Cuando ella entró en el baño me dijo que los paramédicos estaban en camino, recuerdo mirarla y decir: "Que bien que estás aquí. Estoy cansado y me voy a dormir ya." Hay una razón para todo, como he mencionado antes. Tal vez si estuviera en Florida en vez de Michigan, no lo hubiera dicho. Lo que yo pensaba que era dormir, era algo completamente diferente. La transición de mi viaje al otro lado estaba comenzando; era mi hora de ir a casa.



La transición a la otra vida

Cuando fallecí la primera vez y comencé mi viaje al Cielo, recuerdo haber entrado en un túnel parecido a una nube. El túnel no iba hacia arriba; era más como entrar en un universo paralelo. Me movía lentamente por el brillante túnel. Parecía que había sombras de ramas de árboles que rodeaban el túnel. Los sentimientos que experimenté no eran exactamente terrestres y eran mucho más intensos que en la tierra.

El primer sentimiento fue una sensación de intensa paz. Era tan pacífico y sereno con una increíble cantidad de tranquilidad. Todas mis preocupaciones terrenales, pensamientos, miedos y opiniones habían desaparecido. La intensidad de la tranquilidad era tan increíble y abrumadora que no había miedo en lo que estaba experimentando. No tenía ningún miedo sobre a dónde iba y qué esperar cuando llegué allí.

Entonces sentí calor. Era como si estuviera envuelto en una manta que salía de un horno. No hacía demasiado calor, ni demasiado frío. El calor era simplemente perfecto. Era como ser sostenido en los brazos cariñosos de un ángel con sus alas envueltas a mi alrededor para mantenerme caliente y seguro.

Entonces sentí el amor. Este es un sentimiento muy difícil de describir. Intente recordar la primera vez que vio a su hijo o conoció a su pareja. La mayoría de la gente sabe de lo que estoy hablando. Es ese sentimiento de amor por primera vez tan positivo y tan poderoso. Ahora tome ese sentimiento y multiplíquelo miles de veces. Es un amor que es inimaginable en la Tierra.



Luego hubo el deseo de estar en casa, no en mi casa terrenal, sino en la casa celestial. Fue abrumador. El deseo de estar en casa con todos mis seres queridos y con DIOS era como una fuerza masiva que me tiraba hacia ella. La fuerza era tan fuerte que no podía alejarme de ella aunque quisiera, lo cual garantizo que no hice. Quería estar en la gloria de DIOS y estar con todos los que han fallecido antes que yo.



Estaba de camino a la casa a donde pertenezco y de donde vengo. Mi alma estaba ahora libre de los lazos terrenales. Estaba viajando de regreso de este viaje de conocimiento aquí en la tierra. La intensidad de los sentimientos era desbordante. Es difícil describir la magnitud de todo, pero mi fe y creencia en Dios de repente me poseyeron.



Pronto llegué a comprender que estaba sintiendo el poder de DIOS. El amor, la calidez, la paz y la tranquilidad fueron causados también por las sombras que rodeaban el túnel. Lo que yo pensaba que eran ramas de árboles, no lo eran en absoluto. Eran personas que amaba y que habían fallecido antes que yo. Estaban rodeando el túnel mientras me sostenían, me guiaban y me daban la bienvenida a casa. Estaba tan contento y tan completo. Sentí la combinación más increíble de sentimientos que uno podría imaginar.

Luego, en un momento, todo se detuvo. Sentí que alguien me había agarrado y me estaba tirando hacia atrás fuera del túnel. Sentí como si estuviera luchando para evitar que me sacaran. Yo quería seguir adelante, pero eso no iba a suceder. No importaba cuánto luchara, no podía seguir adelante. Ahora sentía miedo y confusión en masa. No podía parar lo que le estaba pasando a mi alma. Quería volver a la calidez pero todos los sentimientos que tenía estaban dejándome. Estaban siendo drenados lejos de mí.

Los Paramédicos del Departamento de Bomberos de Royal Oak llegaron a la escena y me resucitaron. Recuerdo haberme acostado con dolor en el pecho. Entonces recuerdo estar en los brazos de un bombero y ser llevado a la ambulancia. Estaba acostado en la camilla en la parte trasera de la ambulancia y mirando la luz del techo. Sentí las agujas entrando en mis venas y podía escuchar la llamada al hospital, "varón de 47 años, infarto de miocardio, con reanimación, ETA 3 minutos." (N del T: ETA, tiempo estimado de llegada) No recuerdo mucho desde ese momento.



No recuerdo haber llegado al hospital o ser llevado a la sala de emergencia del hospital. No recuerdo al personal trabajando en mí. Lo que sí recuerdo es estar en la esquina superior de la sala de emergencias mirando abajo a mi cuerpo. Vi a unas veinte personas diligentemente tratando de salvar mi vida. No recuerdo haber visto las caras del personal de la sala de emergencias; solo veía sus ropas y batas blancas. Recuerdo mirar hacia abajo por un momento, mientras trabajaban frenéticamente para revivirme.



De repente y sin ninguna razón, simplemente supe que era hora de irme. Me di la vuelta. Inmediatamente regresé al túnel con su calidez, gloria, paz y tranquilidad. Dios me estaba llamando a casa. La luz se estaba haciendo más brillante cuanto más cerca llegaba a casa. Recuerdo haber llegado al final del túnel de nuevo y ser inmediatamente abrazado con esa tremenda sensación de seguridad y confianza.

Mi visión estaba borrosa por la luz; había cierta confusión pero los olores eran el primero de los sentidos en golpearte. Me rodearon dulces olores perfumados. Era como perfumes de todas las variedades de todas las flores en un solo lugar. Una suave y cálida brisa fluía sobre mí. Sentí que todo era perfecto.



Cuando mi visión empezó a aclararse, vi numerosas caras todas felices y sonrientes. Me sentía como si estuviera sostenido por tantas almas diferentes, cada una de las cuales me acogía de regreso a casa. Era difícil reconocer quiénes eran porque todos parecían jóvenes, como si tuvieran entre veinte y treinta años. Sin embargo, sus caras comenzaron a serme familiares una vez más. Yo sabía quiénes eran. El nivel de felicidad que se sentía no se puede explicar en términos terrenales. Vi a mi padre, tíos y tías que fallecieron antes que yo. Vi a mis abuelos y a otros que conocí que llegaron antes que yo.

Sabía que estaba a salvo y estaba destinado a estar allí. Mientras miraba a mi alrededor para familiarizarme con el Cielo, a cercana distancia vi increíbles torres y edificios brillando con colores invitadores e increíbles. Me sentí contento en donde estaba y sin prisa por explorar.

No hay necesidad de apresurarse porque no hay tiempo. Yo estaba en una zona infinita donde podía moverme como y cuando me complaciera. Me alegré de estar en casa y rodeado de mis seres queridos. Se sentía tan bien y tan normal. Tuve muchas preguntas y quería reconocerles pero eso no era necesario. Ellos sabían qué y quién era yo en la tierra. Ellos sabían lo que yo hacía y me dijeron que a su debido tiempo nos encontraríamos y hablaríamos. Todos estaban en paz. Había un poco de confusión de mi parte; creo que fue causada por la transición. Mi alma estaba dejando mi entorno terrenal y ahora estaba en el Cielo y en la gloria de DIOS. Esos dos mundos no están destinados a combinarse.



Sentía que mi alma necesitaba pasar por un proceso de orientación hacia el Cielo. Creo que ese fue el siguiente paso. Era un tiempo para mirar mi viaje en la tierra, para ver todo lo que había hecho, y para ver si termine la tarea que me mandaron a hacer. Cuando esto estuviese hecho, yo era libre para la transición a cualquier lugar y pasar el tiempo con aquellos que significaban mucho para mí.

Mi Padre fue la primera alma que tuve que ver. Me dejó cuando tenía 19 años y aunque siempre supe que estaba allí, no tenía el contacto terrenal que todos los jóvenes necesitan de sus padres. Como no hay tiempo ni concepto de tiempo, no sé cuánto tiempo pasamos juntos. Pero sé que la visita fue satisfactoria y sé que lo extraño aún más desde que estoy de vuelta en la tierra. Una vez que me aclimaté al Cielo, podía recordar a mis seres queridos en la tierra y podía verlos de vez en cuando. Pero mi atención no estaba en la tierra; estaba allí en la Gloria de DIOS. Realmente lo sé.



Entonces sucedió otra vez ...............

Volví a sentir el retroceso del Cielo. Sentí que luchaba mucho por no dejar este glorioso lugar en el que estaba. Luché pero no sirvió. Estaba volviendo a la tierra pero quería saber por qué tenía que irme y por qué no podía quedarme. No recibí ninguna respuesta.

Lo siguiente que sucedió fue aún más extraño. De repente me senté. Mi novia estaba en una silla al lado de la cama; Su cabeza descansaba sobre el colchón. La desperté y le pregunté: '¿Qué está pasando? ¿Dónde estoy? ¿Que hora es?' Me miró como si hubiera visto un fantasma, salió corriendo de la habitación y regresó con una enfermera. Llegó un doctor y empezaron a revisarme. Todo parecía confuso. Tantas personas convergiendo en mí a la vez. Después de que las cosas se calmaron en mi habitación, le pregunté de qué se trataba toda la conmoción.

¡Descubrí que estuve en coma cuatro días!

Unos días más tarde, después de que me restituyeron médicamente, salí del hospital para irme a casa. Tenía barba al completo y pesaba 20 libras menos. La búsqueda médica comenzó a descubrir las causas de este mortal enigma en mi pecho. El doctor me dio una copia de la imagen de las arterias en mi corazón y rodeó la arteria que estaba bloqueada causando el paro cardiaco. Primera pregunta; ¿Fue la arteria reabierta con stent? La respuesta no era lo que quería oír. La arteria era demasiado pequeña y estrecha para una endoprótesis vascular. Ellos sentían que la mejor opción en este momento era tratar médicamente al cuerpo.

Era una sensación desconcertante el saber que tenía una arteria bloqueada en mi corazón y no podían arreglarlo. Estaba caminando simplemente esperando otro ataque al corazón.



Muerte número 2

Era sábado, 21 de abril, y tuve que ir a la oficina durante cuatro horas. Yo estaba sentado en mi escritorio cuando, de repente, me mareé bastante. Pensé que era por no comer, así que terminé lo que tenía que hacer, me detuve y cogi una hamburguesa, y me sentí mejor. Luego volví a trabajar. Cuando terminé, estaba conduciendo a casa en la carretera cuando un ataque isquémico transitorio (AIT) me sucedió. Se entumeció el lado izquierdo de mi cuerpo. Mi pierna y brazo izquierdo se debilitaron. Llamé a mi esposa y la mantuve en el teléfono conmigo hasta que llegué a casa. Una vez que regresé a casa, traté de comer. Tomé una ducha pero no me sentía mejor. Tomamos la decisión de ir al hospital.

Lo que pensé que sería un día o dos de pruebas, se convirtió en una odisea de 17 días que cambiaría una vez más mi vida para siempre.

Fui admitido en el hospital el 21 de abril de 2012, con un ataque isquémico transitorio. Al día siguiente, me desmayé en el baño de mi habitación del hospital y me golpeé el lado derecho de mi cara. Mi ojo derecho se hinchó; también tenía una herida en la frente que tenía el patrón de la baldosa. Una vez que me estabilizaron y detuvieron la hemorragia de mi frente, me llevaron a pruebas sanguíneas, a TAC escaner, a RMN. Los informes de laboratorio mostraron hemoglobina de 13,8, el TAC y la RMN fueron normales. Durante los siguientes días continuaron los episodios de síncope. Mi cardiólogo, mi asistente médico y enfermera de medicina general estaban perplejos ante este repentino cambio con nuevos acontecimientos.

Mi equipo de cardiología llamó a otro equipo de cardiología para consultar sobre estos síntomas. El miércoles, 25 de abril, realizaron lo que se llama un E.T.E., procedimiento para ver la parte trasera de mi corazón. Este procedimiento se realizó bajo anestesia y no se extrajeron análisis de laboratorio para este procedimiento.



El electrocardiólogo y mi equipo de cardiología programaron una cirugía para implantar un dispositivo de registro del corazón en mi pecho justo encima de mi corazón. Este dispositivo registraría las actividades del corazón y bloquearía ritmos anormales dentro de ciertos rangos especificados por la cardiología. La cirugía debía tener lugar aproximadamente a las 12:30 pm el viernes 27 de abril. A las 8:45 de la mañana del día 27, el informe del laboratorio indicaba que mi hemoglobina había caído a 10,7. Este fue el primer chequeo de hemoglobina desde el 22 de abril. El resultado de una disminución de 3,1 en la hemoglobina en cuatro días fue claramente marcado en el informe de laboratorio como "BAJO", pero este importante hecho fue pasado por alto y la hemoglobina ya no fue monitorizada. La cirugía para implantar la grabadora de curvas procedió. Anticipé que volvería a casa y me recuperaría de la cirugía del registrador del corazón el domingo, pero se impuso un plan mejor, reposar a las 3:00 de la mañana del domingo. Pido disculpas por adelantado por algunos de los detalles gráficos, pero es para ser plenamente conscientes de que esto es verdaderamente una experiencia que no ocurre a menudo.

Me desperté y alcancé el urinario sobre la mesa a unos centímetros junto a la cama y de repente vomité violentamente. Entonces me maree. La habitación estaba oscura y la bilis era tan negra. Llamé al botón de la enfermera y llegaron mientras volvía a vomitar violentamente. Me desmayé.



Llamaron al equipo de respuesta rápida que me trajo de vuelta de la oscuridad. Mi frecuencia cardíaca era de treinta. Me estabilizaron y decidieron trasladarme a una sala de cuidados cardíacos alrededor de las 5:00 de la mañana. Pudimos conseguir traer a mi esposa al hospital a las 6:30 AM o 6:45 AM. La vida como yo supe se iba. Mi presión arterial también era volátil y caía. Según los informes del laboratorio, mi hemoglobina era de 4.9 a las 4:00 AM antes de que me trasladaran a cuidados críticos. Utilizaron una vía que tenía en mi brazo derecho y reemplazaron una bolsa de líquido con una bolsa de sangre B +. No fue suficiente.

El asistente médico se dio cuenta de que yo estaba sangrando internamente mientras mi frecuencia cardíaca y la presión arterial seguían cayendo. Él ordenó a las dos enfermeras obtener vías adicionales, comenzaron inmediatamente porque necesitaban ponerme más sangre. Mis venas estaban colapsadas, no había una vena que pudiese ser utilizada debido a la falta de líquido y sangre en mi cuerpo. El médico asistente se negó a darse por vencido.

En ese momento, mi esposa entró en la habitación para ver cómo estaba, me dijo que estaba temblando y de color gris. Escuchamos a alguien gritar por el carro de paradas. Mi mente volaba en este punto porque me di cuenta que estaba en serios problemas por primera vez. Recuerdo haberle dicho al médico asistente: "Lo estoy haciendo, me voy" y él respondió "No irás a ninguna parte hoy".



Alrededor de las 7:30 am, vi el túnel abierto detrás de él. Entonces supe que estaba cerca de volver a casa. La habitación estaba frenética de acción. El asistente médico metió frenéticamente una aguja en la parte superior de mi mano tratando desesperadamente de encontrar una vena para poder añadir otra bolsa de sangre a mi cuerpo. No sentí ningún dolor al ser pinchado repetidamente con la aguja.

No podía ser medicado para aliviar el dolor o el estrés, mis constantes vitales eran demasiado débiles. Yo estaba desamparado, a merced de DIOS y las habilidades del médico asistente. Mi esposa estaba sorprendida por lo que pasaba delante de ella. La miré de pie allí. Recuerdo el miedo en sus ojos y sólo puedo imaginar el terror que sentía. Escuchamos a la enfermera leer los instrumentos en voz alta, indicando mi ritmo cardíaco y la presión arterial. Ambas lecturas estaban cayendo rápidamente. La enfermera comenzó entonces la cuenta regresiva de mi vida. "La frecuencia cardíaca está cayendo. 12-11-10-9-8... "Otra enfermera entró, agarró a mi esposa por el brazo, y comenzó a sacarla de la habitación. Nuestros ojos se encontraron en lo que pensé era la última vez, cuando escuchamos mi monitor cardiaco comenzar el sonido de beeeeep.... Todo se volvió negro. Tomé mi último aliento y había muerto.



Una vez que pasé, mi transición hacia el otro lado comenzó de nuevo. Lo sorprendente de este espacio entre la vida y la muerte y la transición al otro lado es que no hay tiempo. El tiempo es una acción terrenal. Nos despertamos cuando sale el sol; Sabemos que se está haciendo tarde cuando el sol se pone. Luchamos contra el tiempo para llegar a trabajar a tiempo y llegar a casa por la noche. Apreciamos el tiempo; nos dice cuando son los cumpleaños de nuestros niños, cuando es Navidad, Acción de Gracias y Pascua. El tiempo nos dice cuando está nuestro programa de televisión favorito o cuando nuestro equipo está jugando. El tiempo nos dice cuánto tiempo hemos estado casados o cuánto tiempo hemos estado divorciados. El tiempo nos dice que hace doce millones de años los dinosaurios vagaban por la tierra.

Sin embargo, cuando crucé ese umbral de viviente a fallecido, el tiempo se volvió inexistente e irrelevante. De vuelta a la Tierra, el personal del hospital estaba trabajando diligentemente para resucitarme. Pero incluso el diligente personal del hospital, después de un tiempo establecido, renunciará a sus esfuerzos y me dejará permanecer en el reino de los difuntos.

Desde que pasé por este umbral no una vez, sino tres veces ahora, sabía lo que debería haber esperado. No esperaba que esta transición fuera diferente, pero debo admitir que ninguna de las dos transiciones fue la misma que la otra. Tuve dos experiencias totalmente diferentes. Ocurrió lo mismo. Yo estaba vivo y luego no lo estaba. Terminé en el cielo, pero en diferentes lugares con saludos diferentes.



Cuando sucedió esta vez, yo estaba luchando más para quedarme aquí en la tierra. Recuerdo mi aprehensión por entrar en el túnel. Aunque estaba peleando, mi alma sabía que lo correcto era entrar en el túnel. El túnel fue diferente esta vez; las sombras que rodeaban el túnel no estaban allí. Esta vez era más brillante y parecía que me estaba moviendo más rápido al siguiente reino. También era más cálido y parecía aún más reconfortante y sin duda más relajante.

Yo, una vez más, regresé al otro lado. La paz y la tranquilidad eran abrumadoras. La sensación del amor de DIOS asumió el control y mis memorias terrenales fueron una vez más una cosa del pasado. Estaba feliz de estar en casa en el cielo. Sin embargo, este viaje fue diferente. Me encontré en un gran salón con otras almas a mi alrededor y parecían estar tratando de aliviar mi dolor. Trataron de hacerme sentir cálido, bienvenido y cómodo. Pero todo fue sin palabras.

El pasillo era una habitación grande con lo que parecían rincones en las paredes. No estaba seguro de para qué se usaban. Los rincones tenían lo que parecía ser almas envueltas en mantas. No estaba seguro de dónde estaba y por qué estaba allí, pero yo no estaba preocupado porque se sentía seguro. Me sentí como si estuviera allí para ser interrogado y ayudado a través de la transición de regreso a casa. Sin embargo, nadie decía una palabra. Era como si estuviesen allí para asegurarse de que estaba bien y que mi transición fuese bien.



Sabía que todo estaría bien, aunque no sabía cuándo, ni cómo. Sentí lo que estaba experimentando esta vez porque mi muerte fue más traumática. En 2005, cuando tuve el paro cardiaco, mi cuerpo se derrumbó y cuando llegó la muerte, vino rápidamente. Cuando hice la transición en 2005, fui recibido por la familia y seres queridos. Creo que debía irme a casa esa vez. Pero las habilidades del equipo de emergencia encontraron una manera de salvarme y traerme de vuelta a este mundo.

Esta vez la muerte fue más lenta. La muerte no llegó en cuestión de minutos; Llegó en horas. Tenía mucho más dolor y sufrimiento durante este proceso de muerte. Es posible que mi alma no estuviera lista para dejar la tierra esta vez, y mientras yo luchaba por permanecer aquí, mi muerte se hizo más angustiosa. Tal vez esto es lo que le sucede a algunas personas cuando mueren inesperadamente en una situación traumática como ser asesinado o al morir en un accidente. Tal vez, su alma no estaba lista o no fue llamada de vuelta en ese momento y el alma estaba en estado de shock. Creo que en este particular grupo el único propósito del ángel es asegurar que la transición sea lo más indolora posible. Tal vez las otras almas que vi en los rincones estaban en algún tipo de hibernación para facilitar una transición traumática. Tal vez esas almas necesitan sanar el trauma y eventualmente serán bendecidas con la misericordia y gloria de Dios. Esta vez, no vi las maravillas del cielo; no vi a mi padre ni a mis abuelos. No sentí la brisa caliente en mi cara. No era un lugar frío, oscuro y húmedo. Por el contrario, era cálido y acogedor con colores pacíficos neutros. Fue muy reconfortante y cariñoso. Sólo puedo especular el por qué fue así. Tal vez, cuando haga mi viaje final lo entienda más.

Tenía más que perder que la primera vez y por lo tanto luché más duro para permanecer en la tierra. No sé si esta es la manera correcta de describir esto, pero es todo lo que puedo pensar como explicación. ¿Hay una manera adecuada de hacer el viaje a la otra vida? Nadie en la tierra realmente puede responder a esa pregunta ya que cada transición es una experiencia individual.

Una vez más, sentí la precipitación demasiado triste hacia atrás cuando fui de vuelta a la tierra. No había ninguna advertencia de que iba a suceder, ningún conocimiento de por qué tuve que volver, y no se dijo palabra. Estaba siendo devuelto porque, una vez más, el equipo médico del hospital encontró una forma de resucitarme.

No sé cuánto tiempo tardó en traerme de vuelta. Lo siguiente que recuerdo fue que estaba en una camilla, en el pasillo fuera de la habitación del hospital. Recuerdo haber pasado por delante de mi esposa, algunos de nuestros amigos y el capellán del hospital que estaba allí para darme los últimos ritos. El miedo en sus ojos y sus reacciones afirmó la condición crítica en la que yo estaba. Trataron de hablar conmigo y tocarme, pero fueron alejados por el personal. Las enfermeras les dijeron que teníamos que movernos y rápido mientras se alejaban en un trote por el pasillo. Me llevaron a otro piso y a una unidad de cuidados intensivos para prepararme para una cirugía de emergencia. Pedí medicinas, pero no me dieron nada para el dolor, ni me pusieron a dormir mientras me preparaban. Aún aparecían mis signos vitales en el monitor y los medicamentos podrían matarme.

Volaron conmigo a la cirugía de emergencia para reparar una ruptura en mi esófago que requirió 12 bolsas de sangre para mantenerme vivo.


Muerte número 3

Era agosto de 2014 cuando desperté por la mañana en mi casa y me di cuenta de que estaba sangrando internamente de nuevo. Llamé a mi gastroenterólogo y fui a la sala de emergencias. Cogieron una vía con una variedad de fármacos para controlar y detener el sangrado. Afortunadamente, funcionó y yo estaba fuera de peligro. Él realizó otro procedimiento y encontró que la úlcera principal se había duplicado de tamaño, se había profundizado y tenía tres úlceras nuevas.

No teníamos opciones. Habíamos probado todos los medicamentos disponibles, alternativas naturales y dietas controladas, pero nada mejoró mi situación. Mi médico me aconsejó que buscara la opinión de un cirujano. Programe una cita y fui a buscar asesoramiento actualizado de un grupo quirúrgico.

Esta fue la segunda vez que me reuní con el cirujano. Él estaba bien recomendado y era muy experimentado. Hablamos de los hallazgos recientes y llegamos a la conclusión de que no teníamos otra alternativa que operar. Yo tenía dolor de estómago crónico y malestar. Él me dijo que haría una incisión aproximada de 12 pulgadas a través de mi abdomen, y luego cortaría el músculo de mi estómago para entrar en mi interior. Sólo quitaría la parte del estómago que contenía las úlceras y luego diseccionaría el nervio para cortar las que produjeran el ácido estomacal excesivo. Después de eso, tendría que reorientar la dirección de mi estómago ya que no funcionaría normalmente. Programamos el procedimiento para el 29 de octubre de 2014.

El procedimiento fue en unas pocas semanas y mis nervios estaban empeorando. Cuento el número de veces en mi vida que había recibido anestesia; esta sería la número 20. Por alguna razón esto me perturbo profundamente. Me perturbó tanto que realmente escribí mi testamento. Puse mi testamento y mi poder médico juntos en caso de que esta vez fuera la última. Por supuesto, mi esposa estaba en negación. Ella pensó que estaba inseguro y que estaba exagerando. Ella estuvo conmigo en el cirujano y escuchó lo que oí.

El cirujano nos aseguró que esto era un procedimiento fácil. Tomaría cerca de cuatro horas pero era seguro y estaríamos en sus manos. Si esperaba, y empezaba a sangrar de nuevo y tenía suerte de llegar al hospital, no sé sabría quién estaría de cirugía. Al menos así sé que sería él y él era el mejor.

En los días previos a la cirugía, seguía diciéndole a mi esposa que no me sentía bien con esto. Mis primos llamaban y les dije lo mismo. Tenía un mal presentimiento dentro y no podía explicarlo. ¿Estaba mi ángel de la guarda hablando conmigo? No lo sé, pero el mensaje fue alto y claro. ¡No hagas la cirugía!

El día de la cirugía llegó y nos dijeron de estar en el hospital a las 6:00 am para iniciar a las 8:00. Las 5:00 am llegó pronto. No dormí mucho y estaba en el borde. Le di a mi esposa algunas de mis pertenencias personales y empecé a decirle dónde estaban todas mis cosas importantes. Ella me detuvo; no escuchaba. Tardaría al hospital 20 minutos en el coche y conduje. Le entregué el sobre con el testamento, el poder médico, y le expliqué lo que eran y qué mostrar al personal médico si algo salía mal. Yo sellé el testamento para ser abierto sólo después de mi muerte. Le dije que en el sobre había una carta que le decía dónde estaba todo y con quién contactar.

Mientras conducíamos estaba optimista, y ella hizo todo lo posible para mantenerme en ese nivel hasta que vio las lágrimas que fluían por mis mejillas. Le dije que estaba asustado y no estaba seguro de que esto fuera lo correcto. Esta era una decisión que cambia la vida y que me afectaría durante el resto de mi vida. Mis hábitos alimenticios cambiarían para siempre, y no estaba listo para el dolor que esperaba. Me mantuvo en marcha hasta que llegamos al hospital y nos registramos.

En este hospital cuando te registras, tu pariente recibe un avisador como los que te dan en un restaurante mientras esperas una mesa. El personal de recepción nos dijo que el procedimiento tardaría unas cuatro horas. Cuando la cirugía estaba a punto de ser completada el aparato se encendería y mi esposa sabría que el cirujano estaría fuera para hablar con ella. Cogimos un asiento y esperamos a que me llamaran cuando fuese la hora de ser preparado para la cirugía. El aparato se iluminó y entré.

El cirujano entró y le conté mis miedos y que no me sentía bien con esta cirugía. Aseguró a mi esposa y a mi que estaría bien, esto era una operación rutinaria, y él comenzó a decirme sobre qué esperar cuando la operación terminara. Esto no me consoló, pero me puse en mi, me enfrenté a lo que tenía que hacer, y estaba listo para ir. Sólo pude decir una pequeña oración para que DIOS me cuidara y guiara la mano de mi cirujano. Era hora. Hice un letrero y lo sostuve para una foto antes de que me llevaran a la sala de operaciones. Decía:



"¡He llegado a un nuevo record personal!

XX (20) Procedimientos Quirúrgicos

Esto es malo, sin embargo

¿Qué es más estremecedor que eso?

Hoy es 29 de octubre .........

¡Habría sido el 95 cumpleaños de mi madre! "

Tenía que publicarlo mi esposa en mi Facebook y luego el personal quirúrgico vino y me llevo a la sala de operaciones. Creo que conté hacia atrás y llegué al número 8 antes de estar en el ozono. El procedimiento había comenzado. A partir de este punto, sólo puedo decir lo que me dijo mi esposa y más tarde el cirujano. Eran las 8:35 am cuando el ‘avisador’ de mi esposa se apagó. Ella fue al mostrador de registro para decir que cometieron un error y se llamó al avisador equivocado. Ellos confirmaron mi nombre y fecha de nacimiento. Le dijeron que el cirujano acababa de terminar y saldría en breve. Ella dijo: "Esto no puede estar bien, la cirugía estaba programada para cuatro horas". Le dijeron que recogiera sus pertenencias y que entrara en una pequeña sala de espera privada para familiares detrás del área de registro.

No puedo imaginar lo que estaba pasando por su mente en ese momento. ¿Se detuvo una cirugía de cuatro horas en 40 minutos? No podría ser bueno.



En unos minutos el cirujano entró en la habitación, levantó una silla, se inclinó hacia delante y dijo que tuvo que abortar la cirugía. Está bien, pero al entrar y mientras revisaba sus órganos internos, su presión sanguínea cayó y perdimos el latido del corazón. Tuve que hacer compresiones de pecho y mi cirujano asistente hizo masaje de corazón abierto. Sólo se fue un minuto. Dijo que no nos sentimos seguros de sus posibilidades de sobrevivir así que continuar no era una opción. Lo cerramos. Está en recuperación y será trasladado a la unidad de cuidados intensivos. He llamado a su cardiólogo para hablar con él. Una vez que me reúna con él, estaré allí temprano en la tarde para revisar lo que sabemos y las opciones que tenemos. Luego hizo que una enfermera llevara a mi esposa al área de recuperación.

Incluso mientras escribo esto todavía se me rompe el corazón al imaginar lo que ella debe haber pasado esos minutos sentada en esa habitación por si misma. Es una experiencia que nunca quiero tener. Habíamos estado casados 5 años a partir del 30 de mayo de 2014. En ese corto período de tiempo, ella había tenido a su marido clínicamente muerto dos veces y la primera ella realmente la presenció. Ella es una mujer fuerte y sorprendente en poder manejar este nivel de estrés.

Sin embargo, otra transición diferente



Este viaje fue corto. Sólo vi la entrada del túnel pero nunca entre. Los cirujanos trabajaron diligente y rápidamente en sincronía con anestesiología para traerme de vuelta al lado terrenal. No tengo más detalles sobre esta muerte que eso.

Una vez que desperté en la recuperación, todavía estaba en un estado muy abotargado. Estaba tomando medicamentos para el dolor intenso debido a la gran incisión en mi abdomen.

Me trasladaron a la unidad de cuidados intensivos (UCI) del cuarto piso, donde había pasado la recuperación de una cirugía salvavidas anterior después de otra muerte.

Una vez que el personal de enfermería me situó, a mi esposa se le permitió entrar. Cuando llegó a la cabecera, pude ver la angustia en su cara y sus ojos. Las enfermeras estaban zumbando alrededor y le pregunté cómo fue. Hubo un momento de silencio mientras las enfermeras miraban a mi esposa y mi esposa las miraba. Todos buscaban ver quién debía explicar lo que había ocurrido. La enfermera de la UCI me dijo que la cirugía no se completo. Se encontraron con un problema una vez que estaban dentro de mí. Me dijo que yo tuve una parada en la mesa y que el doctor iba a hablar conmigo, pero que por ahora necesitaba descansar. Yo estaba en shock. Todo lo que podía hacer era mirar a mi esposa y decir: "¿No otra vez?" Entonces me dormí.

Cuando me desperté un par de horas más tarde, todavía había actividad en la habitación. El cuidado de enfermería fue asombroso y constante. La medicación quirúrgica se estaba acabando y los niveles de dolor estaban aumentando por lo que me dejaron una medicación de auto-dosificación. Yo era capaz de controlar algunos de los dolores por mi cuenta, pero también se dieron dosis adicionales cuando fue necesario.

Mi esposa trató de explicar lo que ocurrió pero todavía estaba en shock porque la muerte ocurrió una vez más. Quería ver la incisión y ella me ayudó a levantar mi bata quirúrgica para ver lo que habían hecho. No era bonito de ver.

Los médicos reintentaron completar la cirugía el 31 de octubre de 2014 Halloween. La sala estaba fuertemente equipada con adicionales cardiólogos, anestesiólogos y personal de enfermería. El procedimiento fue sin un fallo. Todavía estoy recuperandome de esta cirugía y experiencia.

Reflexiones Desde que mi madre falleció en enero de 2013, en mi casa suceden cosas extrañas que nunca han sucedido en años anteriores. Mi esposa y yo bromeamos y decimos que mi madre está aquí. Decimos hola y seguimos con nuestras tareas. Ocasionalmente nuestros perros se vuelven locos y se levanta el pelo de su espalda cuando entran en una habitación. No hay nada allí y no hay sonidos que causen esta reacción. Sabemos que alguien está de visita desde el otro lado.

Mi creencia personal es que nuestras almas deben aprender múltiples lecciones para ser seres más gloriosos. Creo que somos enviados a la tierra para aprender lecciones específicas. Si aprendemos esa lección o no, es el libre albedrío que tenemos en la tierra. Las interacciones con otros pueden alterar el camino. ¿Alguna vez has conocido a alguien y pensado para ti, conocí a esta persona antes, pero no puedo recordar dónde? Entonces usted parlotea por un lado y por otro tratando de encontrar el denominador común de donde se reunió y la conversación termina con: "Oh, bueno, no sé, pero es extraño, ¿no?" Creo que dos personas se habían reunido antes y que esa alma tuvo un efecto tan profundo el uno sobre el otro en una vida anterior que usted recordó en esta vida. Lo mágico de esto es que su paso en la tierra no permite recordar viajes pasados y las lecciones que aprendiste en la vida pasada.

¿Alguna vez has conocido a un niño o una persona más joven y que parecía mucho más maduro para su edad? ¿O has conocido a alguien que actuó mucho más joven que sus años terrenales? Creo que es la edad que tienen a través de su alma. Esto nos da una pequeña visión de sus almas y las lecciones que han aprendido.

Puesto que no hay tiempo en el Cielo, nuestra alma puede permanecer allí indefinidamente o podemos escoger regresar y tomar nuevas lecciones que en última instancia nos acercarán a la DIVINIDAD.