Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

ECM-como de Marina P

DESCRIPCIÓN DE LA EXPERIENCIA: 

Estaba pasando unas vacaciones de Yoga en la zona de Gredos. Las personas que ofrecían  estas vacaciones habían traído como invitada a una mujer colombiana que nos contó que había conocido a un indio americano que había descubierto una forma de poder vivir una experiencia “al otro lado” de la vida. Esta experiencia te hacía llevar al cuerpo a un estado de síncope o pre-muerte y luego ella te traía de vuelta. Nos dijo que esta experiencia nos iba quitar el miedo a la muerte porque íbamos a poder comprobar qué había al otro lado.

Yo me apunté a la experiencia porque ésta no implicaba tomar ni inhalar ningún tipo de sustancia (yo tengo bastante pánico a tomar cualquier tipo de sustancia que me haga perder el control de mi mente, nunca he tomado ni drogas, ni alucinógenos ni nada por el estilo…) y también me apunté porque me daba mucho miedo la muerte ya que me costaba creer que hubiera algo después a pesar de que siempre he sentido que tiene que haber “algo” que explique de dónde venimos o qué somos, algo que continúe después de la muerte, aunque me parecía imposible poder demostrarlo. Desde pequeña era un tema que me había tenido fascinada porque siempre he tenido grandes dudas existenciales sobre el universo, la humanidad y la muerte. Así que cuando me explicaron lo simple que era el ejercicio decidí apuntarme, más que nada porque desde mi mente racional-científica (soy ingeniero) nunca he sido capaz de creer en nada sobrenatural que no tuviera una explicación racional y demostrable.

El ritual consistía en hacer una serie de movimientos muy simples al mismo tiempo que se realizaban unas respiraciones que no conllevaban hacer ningún tipo de hiperventilación, ni de apnea. Era tan sencillo que me apunté convencida de que yo no iba a lograr llegar a “ningún lado”, tenía casi más curiosidad por ver a los compañeros de experiencia que por vivir la experiencia en sí. Ya que esta mujer nos dijo que no todo el mundo lograba llegar al “otro lado”, sobre todo si tenía miedo o era muy racional. Así que fui con un poco de miedo y/o respeto, pero convencida de que conmigo no iba a funcionar…

La primera chica que salió a hacer el ejercicio no logró nada de nada y esto me sirvió más todavía para confirmarme que yo iba a lograr menos incluso. Así que me entregué al ejercicio de forma despreocupada y con ganas de que pasara ya. Y aquí fue donde comenzó mi experiencia, la cual todavía me cuesta relatar, por mi sentido de la racionalidad y porque sigo creyendo que la gente puede pensar que estoy loca o algo así.

De repente, sentí como si saliera disparada a toda velocidad como un cohete, hacia arriba, recuerdo el sonido y todo, como una especie de pitido-zumbido y vibración al mismo tiempo. Y con una luz brillante en el fondo que al principio era blanca y después pasó a ser de colores como el arcoíris, recuerdo en ese momento oír como notas musicales sueltas que me acompañaban y también recuerdo entrar en un “espacio” donde todo lo que me rodeaba era hiper-mega-ultra-real. Incluso me quedo corta para poder describir la sensación de Realidad extrema que pude sentir. Es difícil de describir porque eso no existe en este mundo, de hecho este mundo que conocemos al lado de ese otro mundo es como de broma, como de plástico, como de cartón… Se podía sentir un éxtasis de amor brutal, algo indescriptible, inefable y que jamás haya podido experimentar en esta vida. Sigo pensando que sólo logro plasmar o describir con palabras esta experiencia en un 10-20% de lo que realmente allí se vivía y sentía.

La sensación que yo tenía allí era de Plenitud y Abundancia (no sentía que me faltara nada ni que faltara nada a mi alrededor), de Perfección (no había nada incorrecto ni en mi, ni en todo lo que me rodeaba, todo era Perfecto), de Seguridad y Confianza (no sentía miedo de nada, ni tampoco sentía miedo de hacer nada que estuviera mal o que fuera erróneo y me sentía más “yo misma” que nunca), de Grandeza o Empoderamiento (no me sentía ni inferior ni superior a nadie ni a nada de lo que me rodeaba, todo era parte de la existencia (incluida yo) y eso me hacía sentir que tenía derecho a vivir y que mis acciones, fueran las que fueran, eran nobles y benevolentes con todo lo que había a mi alrededor), de Protección (sentía la seguridad de que nada malo me iba a pasar, como si ese lugar en sí mismo fuera mi verdadera casa, sensación de estar en el Hogar, segura, protegida, acogida), de Libertad (no me sentía “esclava” de nada, ni obligada a nada, ni por nadie), de Unidad (era como si yo formara parte de todo lo había a mi alrededor y todo a su vez formara parte de mi, había sensación de continuidad o de pertenencia a esa vida), de Creación o Conciencia (cualquier cosa que imaginaba o pensaba se creaba de forma instantánea delante de mí, incluso personas…también podía comunicarme con las personas sin necesidad de hablar y de una forma instantánea, sólo tenía que crear las palabras en mi mente y la persona las oía y viceversa, era como una comunicación telepática), de Paz y Tranquilidad (sentía paz interior, paz exterior, paz, paz y más paz, serenidad), de Atemporalidad o Eternidad (tenía la sensación de llevar allí toda la vida, como si siempre hubiera estado allí, de hecho no tenía ningún recuerdo en aquel momento de la identidad que tengo ahora, es decir, no recordaba nada de mi vida actual, ni mi nombre, ni mi edad, ni el hecho de vivir en un planeta llamado Tierra, ni el recuerdo de lo que es un ser humano con todo lo que eso conlleva (comer, dormir, desplazarse…))  y de Amor y Éxtasis (esta parte es la que más me cuesta transmitir, porque intentar explicar esta sensación sólo con palabras empobrece la experiencia, lo más parecido en cuanto a la sensación física sería equivalente a sentir un orgasmo multiplicado por 10 y sostenido en el tiempo de forma indefinida, y en cuanto a la sensación emocional sería como un Amor Universal de Compasión, Gratitud, Unión… sin esperar nada a cambio, era como emanar sin poder parar ese “Amor”).

Recuerdo también que tenía la sensación de estar viviendo mil experiencias o aventuras, mucha actividad, e imágenes visualmente muy ricas, con mucho detalle, muy coloridas, una detrás de otra sin parar... No recuerdo encontrarme con alguien que yo reconociera como mi familia actual, aunque la última imagen que tengo es que yo estaba mirando a una mujer sentada en una especie de trono cuyo aspecto físico era como el de mi madre de ahora (aunque en la experiencia no la asociaba con que esa persona era “mi madre” de aquí) y a mi lado estaban dos niños muy pequeños (de 2-3 años) cuyo aspecto físico era como el de mis hermanos aquí en la Tierra, pero que en la experiencia tampoco recuerdo asociarlos a que eran mis hermanos de ahora. Aunque sí sentía que eran mi “familia” de allí. No sé cómo explicarlo. El rostro de los tres era indescriptible, transmitían Felicidad Extrema, Amor Infinito, Empoderamiento de sí mismos, recuerdo que “mi madre” estaba extremadamente guapísima, mucho más de lo que nunca la he visto, y mucho más de lo que cualquier ser humano de esta vida pueda estarlo jamás.  No recuerdo en mi vida haberla visto con ese rostro tan lleno de Paz y Amor. Cuanto más la miraba más Amor sentía, era hipnotizante, no podía parar de mirarla…Y justo en ese momento empecé a sentir que algo me golpeaba la parte de atrás, era una sensación que me resultaba rara porque era molesta y eso no encajaba con lo que yo estaba viviendo allí, algo no cuadraba… Tardé un poco en reaccionar porque no entendía qué era eso que estaba sintiendo (¿molestia?, no tenía registro de ello), pero sí que empecé a sentir que necesitaba parar lo que fuera aquello, me estaba invadiendo, perturbando, me estaba cortando la energía de Amor que había allí y sobre todo no entendía qué estaba pasando…

En el momento en el que me giré para ver qué podía hacer para “arreglar” esa molestia, sentí cómo una fuerza ajena a mí me succionaba y me llevaba a gran velocidad hacia la oscuridad sin que yo pudiera hacer nada… De repente vi cómo esa imagen de mi “familia” y mi Vida entera se empezaban a alejar rápidamente, sentí cómo intentaba desesperadamente agarrarme a la vida que yo consideraba Real sin poder hacer nada, intentaba volver, pero había algo ajeno a mí que me lo impedía, en ese momento empecé a asustarme mucho, no entendía nada de lo que estaba pasando, sentía un dolor emocional desgarrador, como si me hubieran arrancado algo de mi cuerpo, mientras seguía intentando comprender qué era todo eso, sentía cómo me movía a una velocidad tremenda por una oscuridad densa y con la sensación de que cada vez se estrechaba más el “espacio”. En ese momento empecé a oír una voz que me decía “Vuelve…vuelve…” y no sé por qué motivo yo sabía que lo que me estaba pidiendo esa voz era que volviera hacia un lugar que tenía la sensación de conocer pero que en ese momento no lograba recordar a dónde me dirigía (como cuando tienes algo “en la punta de la lengua”, pero no logras saber qué es…). Seguía asustada y al mismo tiempo me preguntaba a mi misma…  “¿Volver?… ¿a dónde?... ¿a dónde tengo que volver?... ¿a dónde me llevan??”.  Intentaba buscar en mi mente el posible lugar al que me dirigían, pero no lograba encontrar nada, así que llegó un momento en el que entré en pánico y tuve la sensación de que me iba a volver loca o a perder la cabeza o la consciencia, justo en ese momento escuché mi propia voz interior diciéndome “Tranquila, vuelve…tienes que volver” y como seguía preguntándome ¿a dónde? Mi propia voz me dijo “No temas, confía, vuelve…”. Como lo que estaba escuchando ahora era mi propia voz, empecé a sentirme tranquila, confiada y a pesar de que cada vez avanzaba más y más hacia ninguna parte, confié y me entregué. Me dejé llevar sin ninguna resistencia. En ese momento sentí cómo entraba en un “espacio” nuevo, lo primero que sentí fue una densidad emocional enorme y “sucia” era como si en ese nuevo mundo se podían sentir emociones que no existían en el mundo del que venía, algunas sí eran parecidas a las que había vivido (paz, amor, plenitud, libertad…) y digo parecidas porque en este nuevo sitio no se percibían de la misma forma, eran como un sucedáneo barato de las mismas y además llevaban asociadas de forma inseparable otras emociones contrarias que al percibirlas me sentí como si me hubiera chocado contra una pared o me hubiera caído un jarro de agua fría (escasez, impureza, retroceso, imperfección, desánimo, duda, debilidad, dolor, desamparo, separación, pequeñez, dependencia, limitación, imposición, estupor, anestesia, desamor, inestabilidad, temporalidad, desorden, conflicto, etc). Una a una iban apareciendo en mi nuevo panorama mental a una velocidad vertiginosa y sentía dentro de mi cómo iba apareciendo contrariedad por sentir que todo eso era inevitable, formaba parte de ese “nuevo mundo” al que había llegado.

Lo siguiente que sentí fue como si me metiera dentro de un “recipiente” pequeño, estrecho, denso (el cuerpo), sentí una pesadez física tremenda y la sensación de que el cuerpo me pesaba toneladas. Sentí como se comprimía sobre todo la cabeza, hasta el punto de creer que si seguía así me iba a estallar, dolía mucho, sentía mucha presión y entonces es cuando empecé a darme cuenta de que algo, que yo no podía controlar, me empezaba a borrar los recuerdos del mundo del que venía, de mi Vida. Yo no quería que eso ocurriera, intentaba agarrarlos con fuerza, grabarlos en la memoria, no quería perder mi Vida,  pero sentía con impotencia cómo se me iban borrando uno a uno, al menos las imágenes visuales, el resto (sensaciones, emociones, conocimiento) logré conservarlo…sentía como si todo esto iba desapareciendo hacia mi izquierda. Y al mismo tiempo que se me estaba borrando lo que yo consideraba mi Vida percibía que por el otro lado de la cabeza (la derecha) iban apareciendo nuevas imágenes o más bien conocimientos. Sentía como si se me estuviera cargando una serie de patrones, de programas, de instrucciones sobre cómo manejarme en este nuevo mundo con sus leyes físicas para mí desconocidas y cómo vivir con este nuevo recipiente que me contenía. En ese momento logré abrir los ojos. Lo primero que vi fue que estaba caída hacia delante y que me había mordido la lengua, todavía no sabía quién era ni dónde estaba. Sólo veía el suelo y una cosa que no identificaba ni sabía para qué servía (era mi mano). Estaba estupefacta y un poco asustada. ¿Dónde estaba? ¿Qué era todo esto? ¿Este nuevo mundo era real? Porque yo lo que sentía era como si me hubiera metido dentro de un sueño, ya que todo lo que percibía parecía de juguete, de broma, como borroso, falso…De fondo oía una voz repetitiva de una mujer que decía “Vuelve…vuelve…” y sentía cómo me golpeaba la espalda a lo largo de la columna vertebral. En ese momento sentí como se me encendía una bombilla y empecé a encajar los nuevos datos que me llegaban, estaba en Gredos…dentro de una cabaña que pertenecía a la mujer colombiana…y oh! Sorpresa, de repente recordé que estábamos haciendo un ritual para experimentar la Muerte y me quedé alucinada porque no pensé en ningún momento que iba a llegar a “irme”. No podía hablar, todo se me hacía denso, ya no podía comunicarme como lo hacía antes, sólo con el pensamiento, todo se me hacía pesado y difícil, con lo fácil que era todo allí! En ese momento empecé a sentir un poco de tristeza y añoranza, no quería estar en este nuevo mundo, quería volver al otro, al que era más real, a mi Mundo, a mi Vida… esa en la que yo era más Yo que nunca. Estaba procesando todo lo vivido, no sabía cuánto tiempo había estado fuera. ¿Qué era lo que había pasado? ¿Qué explicación científica le podía dar? ¿Había sido todo una alucinación? No, aquello había sido más real que todo esto que estaba viviendo ahora, este mundo en el que había aparecido sí que era un sueño, el otro mundo del que venía era la Realidad. No me sentía de este mundo, me sentía más del otro y no porque se viviera mejor, si no porque allí sí que sentía la pertenencia, la unión… pero es difícil explicar la sensación.

Más adelante, cuando pude empezar a manejarme más o menos en este mundo averigüé qué me había pasado mientras estuve “fuera”. Pude asistir al “viaje” del siguiente compañero que hizo el ritual y el efecto físico que ocurría en él era que nada más terminar de hacer los movimientos que el ritual implicaba y sin llegar a la apnea más que de 2 segundos o así, su cuerpo caía a plomo, completamente inerte, como si fuera un saco de patatas, como cuando alguien muere de forma súbita y de forma inmediata la mujer colombiana le traía de vuelta golpeándole la espalda y repitiéndole “Vuelve…vuelve…vuelve”. El viaje no duraba más que 5-7 segundos de este mundo, pero la experiencia era como si hubieran pasado miles de años o la eternidad.

Recuerdo que estuve varios días como en estado de shock, no me atrevía a contar la experiencia porque aunque estaba entre un grupo de gente abierta a este tipo de experiencias (gente de yoga) sentía que no lograban creerme del todo, que pensaban que había sido como una alucinación o algo así, pero para mí no fue en ningún momento una alucinación o visión, fue muy Real, más que la vida que conocemos ahora…

Mi mente racional intentaba buscar algún tipo de explicación al respecto de Dónde había estado e intentaba convencerme de que no podía ser cierto todo lo que me había pasado. ¿Cómo había sido posible? Pero no podía más que responderme honestamente que la experiencia había sido real…o mejor dicho, más que Real!

Me costó volver a comer o a hacer “cosas de humanos” ya que todo me parecía muy engorroso y denso y no le encontraba sentido… ¿Qué hacíamos todos allí? ¿Por qué hemos venido aquí? Sentía mucha impotencia porque me hubiera gustado contar la experiencia a toda la Humanidad a voz viva. Sentía que era una experiencia que debería probarla todo el mundo al menos una vez en la Vida, para que supiéramos lo que es la vida realmente, lo que es el amor, para que se nos quitara el miedo a la muerte y sobre todo para que se nos pasara la “tontería” del sufrimiento, de la lucha, del miedo a vivir la Vida que realmente queremos vivir sin sentirnos “obligados” a complacer a los demás. Pero mi mente racional no me permitía contárselo a la gente…si a mí me lo hubiera contado alguien un año antes habría pensado que esa persona estaba loca, mal de la cabeza o que sólo había tenido una visión producto de su imaginación. Así que poco a poco fui aparcando esta experiencia en el Olvido, a pesar de que empezaron a ocurrirme en mi día a día cosas extrañas o “fuera de lo normal”, como sueños muy vívidos, muchos premonitorios, algunos lúcidos (sabía que estaba soñando), algunos eran sueños de otras personas y yo estaba dentro de ellos (luego hablando con las personas me confirmaban que efectivamente habían soñado eso que yo les contaba), sensación de salirme del cuerpo o sentirme fuera del cuerpo al dormir o cuando meditaba, numerosas sincronicidades  o señales que me han ido desvelando que Todo lo que ha ido ocurriendo en mi vida (detalle a detalle) tenía un motivo mucho mayor que el del simple azar. También empecé a ser capaz de sentir el interior (las emociones o sentimientos) de algunas personas sin que me lo mostraran físicamente. También tuve algún episodio de ver o sentir presencias de personas que no están ya en este mundo…Hasta que 9 meses más tarde mi padre falleció tras una larga enfermedad y también su muerte estuvo rodeada de sucesos anormales (cuando llevaba ya horas sedado y mi familia estaba conversando en un rincón de la habitación, sentí una voz que me decía que me acercara a la cama porque mi padre se iba ya, la principio me quedé sorprendida pensando que era producto de mi imaginación, aunque la voz había sido muy clara , pero aún así me acerqué, no tenía nada que perder y en el momento en el que le cogí la mano, volví a pensar “sigue vivo, sólo era una voz imaginaria…” pero en ese momento por el rabillo del ojo vi que de su cabeza le salía una especie de voluta de humo blanco con una pequeña bola brillante en el centro, miré rápidamente para ver qué era eso que acababa de “ver” y no vi nada, volví a pensar que había sido producto de mi imaginación, pero en eso momento miré a mi padre y estaba exhalando su último aliento de vida. También recuerdo que el día de su funeral por la noche sentí una presencia en mi habitación que identifiqué como que era él y se acercó a darme un beso que me llenó de paz y de una sensación indescriptible de bienestar, no conté nada de todo esto a nadie de mi familia por miedo a que pensaran que estaba loca o algo así, pero 3 meses más tarde mi madre y mi hermano pequeño me contaron experiencias similares (con respecto a la “visita” de mi padre) estaban asustados porque ellos no creen en nada de todo esto, así que ahí me abrí a contarles todo lo que yo había visto el día del fallecimiento y también les conté la ECM que había tenido un año antes, me agradecieron que les contara todo eso porque sentían menos dolor y más paz por la marcha de mi padre). Hasta después de fallecer mi padre no me volvió a la mente el recuerdo de la experiencia que había tenido en Gredos y empecé a oír hablar de ECMs (no sabía lo que eran porque nunca había oído una excepto el típico concepto de que alguien en un quirófano había visto el famoso túnel con la luz blanca pero nada más) Así que empecé a leer libros y relatos sobre ECMs y me quedé alucinada ya que muchas experiencias relataban cosas muy parecidas a las que yo había sentido en mi experiencia. Sentí alivio por pensar que no estaba tan loca y que mi experiencia había sido Real de verdad y que había más gente en el mundo que podría llegar a entender cómo me sentía después de la ECM… Recuerdo que se me ponían los pelos de punta cada vez que leía algo que me recordaba a mi experiencia o me ponía a llorar porque recuerdo con toda perfección y nitidez la experiencia a pesar del paso del tiempo.

Así que gracias por crear este espacio, es la primera vez que me atrevo a contar la ECM con tanto detalle y sobre todo con la tranquilidad de que no voy a ser juzgada como loca o con exceso de imaginación o invención.

¿En el momento de su experiencia hubo algún evento asociado que amenazara su vida?     Incierto    El ritual que me llevó a vivir la ECM provocaba en el cuerpo de la persona una especie de síncope o premuerte, la mujer que llevaba el ritual te reanimaba rápidamente nada más entrar en este estado por lo peligroso de permanecer mucho tiempo en ese estado.

¿Fue la experiencia difícil de explicar en palabras?        Uf, muy difícil, de hecho sigo pensando que me quedo muy corta para intentar plasmar en palabras la ECM. Siento que no existen palabras para describirlo lo suficiente, para que alguien que no lo haya experimentado pueda entenderlo, sobre todo porque hay sensaciones, o acciones u objetos que no existen en esta vida.

¿En qué momento durante la experiencia tuvo su mayor nivel de estados de consciencia y alerta?    Más Consciente y alerta de lo normal     Durante la experiencia en sí que fue extremadamente real y sobre todo al 'volver'. En ningún momento tuve una laguna mental ni nada parecido, fui consciente todo el tiempo de mi regreso.    A diferencia de la ECM, en lo cotidiano siento como si mi cerebro o mi conciencia tuviera un velo, un zumbido, algo que no me permite ver y experimentar con tanta claridad, nitidez y realismo la vida. Como si esto que vivimos ahora (lo que llamamos realidad) fuera un sueño, una película o una imitación barata de lo que se vive en la ECM. Al volver de la ECM lo que sentí fue que esta vida que tenemos ahora es como cuando soñamos, como cuando accedemos a un recuerdo...como que le falta sustancia y realismo. Como si fuera una especie de broma...

Por favor compare su sentido de la visión durante la experiencia con el sentido de visión cotidiano que tenía inmediatamente antes de la experiencia.    Todo se veía mucho más colorido, nítido, real y la visión era más amplia (mayor ángulo de visión)

Por favor compare su sentido de audición durante la experiencia con el sentido de audición cotidiano que tenía inmediatamente antes de la experiencia.    Podía oír sonidos que me habrían pasado desapercibidos en la vida cotidiana. Me llamaban mucho la atención todos los sonidos, más que si los hubiera oído en la vida normal, era como que estaba más consciente de todo lo que ocurría y podía registrarlo o procesarlo por mi mayor capacidad mental.

¿Vio o escuchó algún evento terrenal que estuviera ocurriendo en el mismo momento en que su consciencia / conocimiento estaba separado de su cuerpo físico / terrenal?     Incierto    Sólo logré escuchar 'vuelve..vuelve' de otra persona que me lo estaba diciendo cuando estaba entrando en el cuerpo de vuelta.

¿Qué emociones sintió durante la experiencia?    Las he descrito mejor en la experiencia, pero a grosso modo, se podría decir, Amor, Éxtasis, Unidad, Perfección, Seguridad, Pertenencia, Alegría, Paz, Placer...  

¿Entró o atravesó un túnel?     Incierto    Cuando me fuí lo que recuerdo es que al avanzar a tanta velocidad hacia una luz se provocaba un efecto visual tipo túnel, pero no vi un túnel como tal. Y a la vuelta la sensación de túnel fue mayor, pero no un túnel como lo conocemos en la vida cotidiana, si no más bien un túnel energético sin forma física concreta en el que según iba avanzando podía sentir cómo se modificaba mi energía y mis sentimientos/conocimientos.

¿Vio usted una luz sobrenatural?        Era como un arcoiris, me recordaba al arcoiris que vemos cuando llueve, pero más extenso, como si ocupara toda la 'pantalla'

¿Vio usted o se encontró con un ser místico o presencia? ¿O escuchó una voz inidentificable?      Me encontré con un ser definido, o una voz de origen claramente místico o sobrenatural    La única imagen visual que recuerdo es la última y 'mi familia' me pareció sobrenatural, es como que eran ellos, pero con la apariencia de alguien místico, alguien que no es de este mundo.

¿Se encontró usted o estaba Consciente de algún ser fallecido (o vivo)?         Me encontré con mi madre y mis dos hermanos (mi padre no estaba allí), aunque en el momento de verles los sentía de mi familia a pesar de no recordar en ningún momento de la experiencia mi vida actual con mi familia incluida.

¿Se hizo usted Consciente de eventos pasados en su vida durante la experiencia?     Incierto    La imagen que vi de mi familia era en una sala que no conozco y mi madre estaba sentad en una especie de sofá o trono que nunca he visto o no recuerdo. Por la edad de mis hermanos deduzco que es un evento de mi pasado, pero no tengo ningún recuerdo de que esa imagen haya sucedido en mi vida real.

¿Le pareció que ingresó a algún otro mundo sobrenatural?     Un reino claramente místico o sobrenatural    No recuerdo los detalles porque me lso borraron al volver, pero sí tengo la sensación de estar en un mundo sobrenatural aunque extrañamente me resultaba familiar.

¿Pareció que el tiempo se aceleraba o enlentecía?     Parecía que todo pasaba al mismo tiempo; el tiempo se detuvo o perdió todo sentido    Aunque la ECM sólo debió durar unos segundos en esta vida, para mi fueron como si hubiera estado miles de años fuera, por la cantidad de vivencias y por la sensación de siempre haber estado allí.

¿Pareció que usted repentinamente entendía todo?    Todo sobre el Universo     Era una sensación como si ya conociera todo lo que iba apareciendo delante mía y si en algún momento sentía que quería saber algo más, simplemente me aparecía delante.

¿Alcanzó usted una frontera o estructura física limitante?    No     

¿Llegaron a usted escenas del futuro?    No     

¿Tuvo la sensación de saber algún conocimiento especial o propósito (***sólo de la experiencia)?    No     

Por favor, describa cualquier cambio que pudo haber ocurrido en su vida después de su experiencia:   Como he contado en la experiencia, empecé a tener sucesos extraños o inexplicables con sueños, premoniciones, meditaciones, salidas del cuerpo, etc

¿Tuvo usted algún cambio en sus valores y creencias después de su experiencia y que hayan ocurrido como resultado de la experiencia?        Como he comentado, tenía pánico a la muerte porque no creía en una vida más allá y ahora percibo la muerte como un cambio de estado o de dimensión, pero no es el final y la vida definitivamente existe después de la muerte.

¿Tuvo usted algún don físico, fuera de lo ordinario o especial después de su experiencia que no haya tenido antes de la experiencia?        Percibir y ver personas que no son de esta dimensión, tener sueños premonitorios y algunos muy vívidos, salirme del cuerpo al dormir o al meditar y entrar en un gran espacio diferente negro donde las cosas no se perciben igual que aquí, no se percibe a través de los sentidos porque no hay sensación de tener cuerpo, se está mucho más lúcido y consciente que en la vida cotidiana, la vibración es diferente, menos densa, más placentera, pero cada vez que me salgo y entro ahí la sensación de vértigo por separarme del cuerpo no me permite continuar con la experiencia y me vuelvo al estado vibratorio normal, al cuerpo. Seguiré investigando.

¿Usted a compartido esta experiencia con otros?         La primera vez que la compartí completa fue unos días después con la gente con la que había hecho el ritual conmigo, pero incluso los que habían logrado vivir una experiencia no recordaban nada de nada, estaban en blanco completamente, solo recordaban haber perdido la consciencia. Y además no parecían creerme o no parecía que les asombrar la experiencia. No volví a hablar de ella hasta meses después con un grupo de gente que hacía meditación y yoga y hubo algunas personas que parecían darse cuenta del alcance de la experiencia y me agradecieron que lo contara porque les había ayudado mucho oírla, y otros simplemente me miraron como si me lo hubiera inventado todo. Meses después de fallecer mi padre se lo conté a mi familia y aunque me escucharon no parecieron ni sorprendidos ni contrariados ni nada, simplemente no me contestaron nada y tampoco sintieron curiosidad por saber más del tema.

¿Tenía usted algún conocimiento de experiencias cercanas a la muerte (ECM) previamente a su experiencia?    No     

¿Qué pensó usted de la realidad de su experiencia poco después (días a semanas) después de que sucedió?    La experiencia fue definitivamente real     Según iban pasando los días me parecía que era todavía más real. Es difícil o imposible explicarlo con palabras, porque era mucho más que real, era hiperreal!!. Sólo puedo decir que a día de hoy (han pasado 16 meses de la experiencia) sigo recordándolo con total nitidez, más que cualquier otra cosa que me haya sucedido en la vida y sigo recordando la sensación de hiperrealidad extrema que no se puede explicar con palabras.

¿Qué piensa actualmente usted de la realidad de su experiencia?    La experiencia fue definitivamente real     Como he comentado en la pregunta anterior....Sólo puedo decir que a día de hoy (han pasado 16 meses de la experiencia) sigo recordándolo con total nitidez, más que cualquier otra cosa que me haya sucedido en la vida y sigo recordando la sensación de hiperrealidad extrema que no se puede explicar con palabras.

¿Sus relaciones han cambiado específicamente como resultado de su experiencia?        Veo la Vida y a las personas de otra forma. Siento que son más yo, siento que si las hago daño es como hacerme daño a mi misma, porque siento que todos somos iguales fuera de aquí, somos lo mismo. Siento más respeto y comprensión hacia los demás y sus vidas sean como sean estas.

¿Ha cambiado la práctica de sus creencias religiosas/espirituales como resultado de su experiencia?        Ahora siento que lo que hacemos aquí en este mundo tiene algún sentido aunque todavía no sepa específicamente cuál es. Y por eso tengo más cuidado o más consciencia con lo que hago o digo a los demás.

En cualquier momento de su vida, ¿Hay algo que alguna vez lo haya hecho reproducir alguna parte de su experiencia?        He tenido momentos de alta sensibilidad hacia el mundo, he logrado sentir en momentos esporádicos la sensación de Unión enorme con todo, comprensión y amor infinitos por la vida. Yo lo llamo momentos de conexión, y cuando me ocurren me recuerdan a la ECM aunque siento que no logro llegar al mismo nivel que tuve en la experiencia.

¿Las preguntas realizadas y la información provista por usted describen precisa y exhaustivamente su experiencia?        A día de hoy es lo más preciso que puedo describir la ECM, pero vuelvo a insistir en que es casi imposible reproducir con palabras lo que experimenté.

¿Hay alguna otra pregunta que podría ayudarle a comunicar su experiencia?    Ahora mismo no lo sé. Me parece bastante completo.

¿Hay alguna o varias partes de su experiencia que sean especialmente significativas para usted?    La más significativa para mi fue la vuelta, es lo que mejor recuerdo, sobre todo me sorprendió no recordar nada de mi vida aquí a pesar de haber visto a mi familia. Otra cosa que me sorprendió fue que 'algo' me trajo de vuelta, fue involuntario al principio y la sensación de que algo que no podía controlar me borraba la memoria visual de lo que había vivido allí.

¿Hay algo más sobre su experiencia que le gustaría agregar?    No caigo ahora mismo. Creo que ya he comentado todo.