ECM de Kathaleen

  

 

Tema de esta NDE: Ataque de asma. ¡Otro maravilloso encuentro con Jesús! Le dijeron que dejaría a su marido que la maltrataba y que encontraría su media naranja. Siete meses después, sucedió.

- Idioma original NDE: inglés. Fecha traducción: Ene-04. Traducción incompleta del original.

- Dirección NDE inglés (original):  http://www.nderf.org/archives_2003.htm

- Dirección NDE español: http://www.nderf.org/language_menu.htm (Pulsar “Español/ECM historias”)

- Método de traducción: manualmente con ayuda programa Internet: http://www.freetranslation.com/

- Nota aclaratoria: Esta traducción no es perfecta, la ha realizado un traductor no profesional y puede contener errores respecto a la versión original. Se recomienda consultar la versión original en caso de duda.

- ¡Por favor, se necesitan voluntarios para traducir al español más NDEs! Contactar con Jody Long: nderf@nderf.org

 

DESCRIPCIÓN DE LA EXPERIENCIA:

Yo tenía tanto miedo a morir. Tenía miedo del dolor que pensé que iba a sentir. Entonces escuché a los médicos decir: “¡Oh, Señor, la estamos perdiendo! Entonces sentí un tirón hacia arriba, woosh, ¡y luego estaba en el techo mirándolo todo! No sentí ningún dolor en absoluto. Sí sentí, sin embargo, ese sentimiento enfermizo que tienes antes de desmayarte y sentía luz y escuché un ruido como de un zumbido. Entonces observé a los médicos que trabajaban en mí. Él estaba diciendo palabrotas terribles. Recuerdo pensar: ¡Buen Dios, que (Dios) lo puede oír! Me sentí avergonzada por todos los que estaban en URGENCIAS.

Luego subí para arriba pero no recuerdo moverme. Yo estaba justamente en una pradera realmente hermosa con variedades de árboles, corrientes de agua, peces, césped, etc. Entonces estaba en un lugar que tenía el más hermoso color blanco plateado. ¡Esa es la mejor manera en que puedo describir el color de este lugar! ¡¡El sentimiento era de alegría y amor totales!! Quiero decir amor completo y verdadero, que no era de esta tierra. Y paz, ¡qué paz! Había personas por todas partes, pero no podría decirles quienes eran. Por alguna razón, eso no era importante. El sendero por el que yo bajaba era importante. Todo el mundo estaba tan feliz de estar conmigo. Cuando llegué al lugar final de este sendero, supe que no podría ir más lejos si yo quería volver a mi vida.

Recuerdo todo esto como si apenas hubiera sucedido allí arriba, completamente. Todo el mundo estaba hablando al mismo tiempo, ¡tan felices! Recuerdo hacer tantas preguntas. La primera fue: ¿Cómo sé que tú eres Jesús? Y sin que viese nunca su cara, él extendió sus manos. Yo vi un par de completamente inmaculadas y blancas, quiero decir limpias manos, excepto por una marca de una raya de un rojo claro que tenía en la zona de la muñeca (en el original: “clean hands, except for a light red streak mark up towards the palm wrist area”). Le vi una ropa realmente limpia y blanca, pero supe que si miraba su cara yo no podría volver. Recuerdo hacer toneladas de preguntas y obtener las respuestas.

Él y todos los demás que había allí dijeron que yo podría quedarme, pero que era demasiado pronto para que yo estuviese allí. Así que dije: ¡Mirad, tengo graves problemas allí abajo, señalando hacia abajo! (en el original: “Look, I’ve got real trouble down there”). Él me ha estado pegando durante años y me ha estado siguiendo por todas partes. No puedo huir de él. Entonces él dijo algo que no puedo recordar. No, esa no es la palabra correcta, es como si lo tuviese en la punta de la lengua, ¡pero justamente no puedo soltarlo! En cualquier caso, entonces dije: ¡No quiero irme de aquí! ¡Es tan pacífico y tan encantador y quiero quedarme! Entonces pensé en mi hija de 9 años, y lo que le sucedería si yo no volviese. Él me mostró cosas en su vida y en la mía que habrían de venir. Todas estas palabras eran más bien a través de nuestras mentes, aunque podíamos utilizar las bocas, ¡¿pero para qué?!

Inmediatamente tomé la decisión de regresar por mi hija. Soy una persona cómica por naturaleza, así que todos estaban riéndose, ¡y habían dicho que yo los mantenía a todos riendo allí arriba! En cualquier caso, yo pregunté en broma: “¿Que hay allí para mí? ¿Tendré dolores terribles?” Él dijo: “Dolor, sí. Pero tendrás ayuda con eso.” Dije yo: “¿Estaré alguna vez a salvo de él?” Él dijo: “Sí. Yo te daré (lo que sea) para que todo funcione bien!” Yo dije: “¿Quieres decir que yo encontraré a una persona para mí con la que estar?” Él dijo: “Sí, y él será maravilloso.” Él lo mandaría cuando yo estuviese lista. ¡Él ya estaba aquí para mí, pero yo primero debía arreglar todos mis problemas para no cargarlos todos sobre él! Riéndome, yo dije: “¡Bien, más vale que él sea mono [guapo]!” Y él dijo: “¡Vosotros dos os encontraréis irresistibles el uno al otro, porque os puse juntos hace mucho tiempo aquí arriba!”

Yo pensé que lo encontraría esperándome cuando volviese a la tierra. (Tal como sucedió, ¡hace apenas 7 meses que lo encontré!). En todo caso, yo entonces hice mis despedidas y, después de eso, él dijo que yo tenía mucho que hacer allí abajo, señalando a la tierra. Yo dije, “¿Qué puedo hacer por ti, tú me has dado tanto?” Él dijo: “Mucho.” ¡Yo no puedo señalar con el dedo, pero cuando completo algo que yo debía hacer, sé que eso era una de esas cosas! Él principalmente dijo: “Cuéntale a la gente acerca de todo esto en esas palabras. Simplemente díselo. La mayoría escuchará y algunos lo creerán, pero eso no es importante. Cuando necesiten recordar, les ayudará.” Recuerdo haber dicho: “Cuando sea mi tiempo, ¿podré regresar aquí?” Y, riéndose, todos dijeron: “¡Por supuesto!” Yo entonces dije: “¡Vale, y wooshed para abajo!”, a falta de una palabra mejor.

Ahora yo estaba de vuelta sobre la camilla observando a los médicos trabajar en mí. Lo vi todo, lo escuché todo y, wooshed, de vuelta al cuerpo mirando hacia el cielo, pero ya no podía verlos a ellos más. Entonces abrí los ojos y le dije al médico que “yo estaría bien ahora, le dije a Dios que yo quería regresar y él me dijo que no era mi tiempo.” ¡Todos ellos se quedaron helados! Entonces él me dijo que yo iba a ser entubada por mis pulmones, y que él trabaja en cosas terrenales. Le tomé la mano y le dije: “¡Doc., todos allí arriba te hemos escuchado desgañitarte diciendo palabrotas intentando revivirme! Me has avergonzado hablando así, y yo te prometo que no voy a marcharme otra vez. Tengo trabajo que hacer todavía!” (en el original: “Doc., we all heard you up there swearing your head off trying to revive me!”).

Entonces me entubaron y me dieron algo para aliviar el dolor a medida que llegaba. Unos pocos minutos más tarde, cogí y pedí un papel y un bolígrafo. Entonces empecé a contar el lugar en el que había estado. ¡La gente vino de todas partes del hospital para leer lo que yo había escrito! ¡Yo no sabía en aquel entonces que no todo el mundo querría escucharlo! Las enfermeras mandaron a por un sacerdote para que me ayudara a desenvolverme en este plano otra vez, como ellas lo llamaban.

¡Se lo conté a toda la gente que pude durante muchos años! Todavía se lo digo a la gente. Yo casi tengo que hacerlo, necesito hacerlo. También conseguí el divorcio y nunca miro atrás. ¡Era como si yo ni siquiera pudiera ver por qué estaba tan asustada por todo ello! Mi vida es tan diferente desde que todo sucedió. Soy terriblemente sensible a cualquier droga/medicina. Ni siquiera puedo tomar un vaso de vino. Soy super sensible a muchas cosas. Las emociones lo son todo para mí. Realmente yo siento a las personas en vez de adivinar cuál es su carácter. ¡Puedo reconocer a una mala persona simplemente al verla, o por teléfono, o en una tienda! ¡Yo no escucho voces, pero siento la guía de los ángeles que volvieron conmigo! Sé que están ahí.

¡Realmente hay tantas cosas que decir acerca de mi nueva vida ahora desde que regresé. ¡Me llevaría días escribirlo todo! Baste decir que hay un cielo. Esto es un lugar de aprendizaje en el que deberemos estar la eternidad (en el original: “this is a place of learning for where we are to spend eternity). Nosotros deberemos llevar de vuelta al mayor número de personas que sea posible, y la bondad o la maldad que nos hacemos los unos a los otros, provocan que la vida de las personas cambie para siempre. Nosotros afectamos a posibles generaciones por venir. Incluso una palabra dura podría causar que una persona en la cuerda floja se aleje de Dios.

¡Así que vivid correctamente, gente (en el original: “so live it right, folks”); y simplemente dad amor y comprensión si no podéis hacer ninguna cosa más! Yo no soy ningún dios o ángel, simplemente alguien que sabe de hecho que hay otro lugar, y lo que tú haces aquí, lo llevas contigo, bueno y malo. [“Todo consiste en” o ] Todo va de a quién ayudaste a cruzar [el camino] mientras, durante, y eventualmente ir de vuelta a casa (En el original: “it’s all about who you helped get through”). También tengo algo que lo llamo “cosas raras.” Algunas veces sé lo que va a suceder, como un medium, pero simplemente siento cosas antes de que sucedan.


CUESTIONARIO:

- ¿Tomó usted alguna medicación o sustancias con el potencial de afectar la experiencia? No

- ¿Esta experiencia era difícil de expresar en palabras? No

- ¿En el momento de esta experiencia, hubo algún acontecimiento que supusiera un riesgo para su vida? Sí. ¡Tuve un ataque de asma y el pulmón izquierdo se colapsó antes de llegar al hospital. Cuando llegué, la enfermera, después de que le dije que no podía respirar, me dijo: “A mí me parece que tienes pinta de estar respirando!”

- ¿Cuál era su nivel de consciencia y su estado de alerta durante la experiencia? ¡Estaba totalmente consciente allí arriba, pero mi cuerpo estaba muerto, así que no sé cómo contestar eso!

- ¿Era la experiencia similar o parecida de alguna u otra forma a un sueño? ¡No, yo estaba allí. Yo dejé este cuerpo, o vehículo, como lo llamo ahora!

.......... etc.......... (faltan cosas por traducir)

- ¿Experimentó usted una revisión de acontecimientos de su vida pasada? Sí. Sí, yo aprendí la paciencia, y simplemente a pedir paciencia en tiempos difíciles, y aprendí porqué estamos aquí. Aprendí qué es lo que hay que hacer aquí, y sé lo que es el amor verdadero, no simplemente lo que le gente en la tierra cree que es. En todo esto hay millones de cosas que añadir.

.......... etc.......... (faltan cosas por traducir)

- ¿Adquirió usted después de la experiencia algún tipo de don psíquico, paranormal o especial de cualquier otra forma qué usted no tuviese antes de la experiencia? Sí. ¡¡¡Oh Dios, sí!!! Yo siento a las personas en vez de simplemente conocerlas. Soy consciente de ángeles y ayudantes y sé las cosas antes de que sucedan, mayormente cosas malas y perjudiciales para mí y para los demás. Yo no puedo tomar medicinas, y si lo hago, sólo puedo tomar una cantidad pequeña, ¡me afecta una barbaridad! (en el original: “it effects me like crazy”). Soy super sensible alrededor de la energía y los rayos (en el original: “power and lightening”). ¡Parece que siento la energía! Soy super sensible a las emociones de la gente, increíblemente sensible, especialmente a las personas malas, por falta de una palabra mejor, porque no hay personas malas, simplemente algunos que no saben lo que viene. Atraigo a los niños pequeños, ¡y los animales me siguen por todas partes! ¡¡¡Incluso me resulta difícil ir al zoo!!!

.......... etc.......... (faltan cosas por traducir)

- ¿Ha cambiado su vida de alguna manera específica a consecuencia de su experiencia? Sí. Ahora ya no soy, ni nunca voy a ser la persona que yo era. Yo no era una mala persona, pero, como yo digo, desinformada sobre lo que realmente hay ahí fuera (En el original: “uneducated as to what was really out there”).

- ¿Ha compartido usted esta experiencia con otras personas? ¡Sí, con cualquiera que se queda quieto el tiempo suficiente! Desde entonces he aprendido cómo hablar de ello sin asustar a la gente y que huyan, pero algunas veces todavía lo hacen. Tanta gente ha sido y son influenciados. Muchos de ellos simplemente puedo tener esperanza de que usen el lugar donde yo estuve para ayudarse a sí mismos.

- ¿Qué emociones experimentó usted después de su experiencia? Felicidad, amor, llorar por dejar el cielo y a todos ellos. Soledad y un sentimiento real de nunca ser la misma ni ser como la gente normal aquí, pero feliz de haber tenido la bendición de experimentar todo eso.

- ¿Cuál fue la mejor y la peor parte de su experiencia? Lo mejor fue saber que voy a volver a casa algún día, y lo peor es que yo no encajo aquí, siempre voy a ser distinta. Me entra soledad.

.......... etc.......... (aún faltan trozos sin traducir)

 

DESCRIPCIÓN DE LA EXPERIENCIA (traducido por Ed):

En el hospital yo tenía mucho miedo a morir. Tenía miedo del dolor que pensé que iba a sentir. Escuché a los médicos decir: “¡Oh, la estamos perdiendo! Entonces sentí un tirón hacia arriba, y ¡woosh! enseguida estaba en el techo, mirándolo todo. No sentí ningún dolor en absoluto. Sí sentí, sin embargo, ese sentimiento enfermizo que tienes antes de desmayarte y escuché un ruido como de un zumbido. Entonces observé a los que trabajaban en mí. El médico estaba diciendo palabrotas terribles. Recuerdo pensar: ¡Buen Dios, que lo puede oír! Me sentí avergonzada por todos los que trabajaban en la sala de emergencia.

 

Cuando fui hacia arriba no recuerdo haberme movido. Yo me encontré justamente en una pradera realmente hermosa con variedades de árboles, corrientes de agua, peces, césped, etc. Estaba en un lugar que tenía el más hermoso color blanco plateado. ¡Esa es la mejor manera en que puedo describir el color de ese lugar! ¡El sentimiento era de alegría y amor total! Quiero decir amor completo y verdadero, que no era de esta tierra. Y paz, ¡qué paz! Había personas por todas partes, pero no podría decir quiénes eran. Por alguna razón, eso no era importante. El sendero por el que yo bajaba sí, era importante. Todo el mundo estaba tan feliz de estar conmigo. Cuando llegué al final de este sendero, supe que no podría ir más lejos si yo quería volver a mi vida en la tierra.

 

Recuerdo todo eso de allí arriba claramente, como si hubiera sucedido recién. Todo el mundo estaba hablando al mismo tiempo, ¡tan felices! Recuerdo haber hecho tantas preguntas. La primera fue: ¿Cómo sé que tú eres Jesús? Y sin que yo viese su cara, él extendió sus manos. Yo vi un par de manos completamente inmaculadas y blancas, quiero decir limpias, excepto por una marca de una raya de un rojo claro que tenía en la zona de la muñeca. Le vi una ropa realmente limpia y blanca, pero supe que si miraba su cara yo no podría volver.

 

Él y todos los demás que había allí dijeron que yo podría quedarme, pero que era demasiado pronto para que yo estuviese allí. Así que dije: ¡Mirad, tengo graves problemas allí, señalando hacia abajo! Él me ha estado pegando durante años y me ha estado siguiendo por todas partes. No puedo huir de él. Entonces Él dijo algo que no puedo recordar. Quiero decir que lo tengo en la punta de la lengua, ¡pero no lo puedo soltar! En cualquier caso, entonces dije: ¡No quiero irme de aquí! ¡Esto es tan pacífico y tan encantador que quiero quedarme! Entonces pensé en mi hija de 9 años, y lo que le sucedería si yo no volviese. Él me mostró cosas que habrían de venir en la vida de ella y en la mía. Todas estas palabras eran más bien a través de nuestras mentes, sin utilizar la boca.

 

Inmediatamente, por mi hija, tomé la decisión de regresar. Soy una persona cómica por naturaleza, así que todos ahí estaban riéndose, ¡y habían dicho que yo los mantenía a todos riendo allí arriba! En ese momento, yo pregunté medio en broma: “¿Qué hay allí abajo para mí? ¿Tendré dolores terribles?” Él dijo: “Dolor, sí. Pero tendrás ayuda con eso.” Dije yo: “¿Estaré alguna vez a salvo de él?” Él dijo: “Sí. ¡Yo te daré lo que sea para que todo funcione bien!” Yo dije: “¿Quieres decir que encontraré a una persona para mí con la que pueda estar?” Él dijo: “Sí, y él será maravilloso.” Y que Él lo mandaría cuando yo estuviese lista. ¡Él ya estaba aquí para mí, pero yo primero debía arreglar todos mis problemas para no cargarlos todos sobre él! Riéndome, le dije: “¡Bien, más vale que sea guapo!” Y Él dijo: “¡Vosotros dos os encontrareis irresistibles el uno al otro, porque os puse juntos hace mucho tiempo aquí arriba!”

Yo pensé que lo encontraría esperándome cuando volviese a la tierra. Y sucedió tal como me dijo, ¡hace 7 meses que lo encontré!

En aquel momento, yo hice mis despedidas, y después de eso, él dijo que yo tenía mucho que hacer allí abajo, señalando la tierra. Yo dije, “¿Qué puedo hacer por ti, que me has dado tanto?” Y Él dijo, “Mucho”.

 

No puedo señalar con el dedo, pero cuando completo algo que yo debía hacer, ¡sé que eso era una de esas cosas! Él dijo principalmente: “Cuéntale a la gente acerca de todo esto, en tus palabras”. Simplemente díselo. La mayoría escuchará, algunos lo creerán, pero eso no es lo importante. Cuando necesiten recordar, les ayudará.

Recuerdo haber preguntado, “Cuando sea mi tiempo, ¿podré regresar aquí?” Y riéndose todos dijeron, ¡Por supuesto! Entonces yo dije, ¡Vale! Y ¡woosh! para abajo, a falta de una palabra mejor.

 

Me encontré de vuelta junto al techo sobre la camilla, observando a los médicos trabajar en mí. Lo vi todo, lo escuché todo, y ¡woosh! de vuelta al cuerpo mirando hacia el cielo, pero yo ya no podía verlos más a ellos. Entonces abrí los ojos y le dije al médico que “Yo voy a estar bien ahora, porque le dije a Dios que no quería volver abajo y él me dijo que no era mi tiempo. “¡Todos ellos se quedaron helados!” Entonces el médico me dijo que yo iba a ser entubada por mis pulmones y que él trabajaba sólo en cosas terrenales. Le tomé la mano y le dije, “¡Doctor, todos allí arriba te hemos escuchado desgañitarte diciendo palabrotas intentando revivirme! Me has avergonzado hablando así, pero te prometo que no voy a marcharme otra vez. ¡Tengo todavía trabajo por hacer!

 

Entonces me entubaron y me dieron algo para aliviar el dolor a medida que llegaba. Unos minutos más tarde, pedí un papel y un bolígrafo. Entonces empecé a contar sobre el lugar donde había estado. ¡La gente vino de todas partes del hospital para leer lo que yo había escrito! ¡Yo no sabía todavía que no todo el mundo querría escucharlo! Las enfermeras mandaron por un sacerdote para que me ayudara a desenvolverme otra vez en este plano, como ellas lo llamaban.

 

¡Durante años se lo conté a toda la gente que pude! Y todavía lo sigo diciendo. Tengo que hacerlo, ¡necesito hacerlo! También conseguí el divorcio y nunca miro hacia atrás. ¡Era como si yo ni siquiera pudiera ver por qué estaba tan asustada por todo ello. ¡Mi vida es tan diferente desde que todo sucedió!

Ahora soy terriblemente sensible a cualquier droga o medicina. Ni siquiera puedo tomar un vaso de vino. Soy súper sensible a muchas cosas. Las emociones lo son todo para mí. Realmente siento a las personas en vez de adivinar su carácter. ¡Puedo reconocer a una mala persona simplemente al verla, o por teléfono, o en una tienda! ¡Yo no escucho voces, pero siento la guía de los ángeles que volvieron conmigo! ¡Sé que están ahí.

 

Realmente hay tantas cosas que decir acerca de mi nueva vida ahora, desde que regresé. ¡Me llevaría días describirlo todo! Baste decir que hay un cielo. Todo esto es un lugar de aprendizaje en el que deberemos estar por toda la eternidad. Nosotros debemos llevar de vuelta al mayor número de personas que sea posible. La bondad y la maldad que nos hacemos los unos a los otros provocan que la vida de las personas cambie para siempre. Nosotros afectamos a posibles generaciones por venir. Aun una palabra dura puede incluso causar que una persona en la cuerda floja se aleje de Dios.

 

¡Así que vivan correctamente, amigos; y simplemente den amor y comprensión si no pueden hacer ninguna cosa más! Yo no soy ningún dios o ángel, simplemente alguien que sabe de hecho que hay otro lugar, y lo que tú haces aquí, bueno o malo, te lo llevas contigo. Todo consiste en cómo ayudaste a otros a recorrer el camino, mientras y durante, para eventualmente ir de vuelta a casa.

 

También me quedó algo que lo llamo “cosas raras”. Algunas veces sé lo que va a suceder, como un médium, y simplemente siento cosas antes que sucedan.

Analizando, me doy cuenta que aprendí qué es lo que hay que hacer aquí, y sé lo que es el amor verdadero, no simplemente lo que la gente en la tierra cree que es. En todo esto hay millones de cosas que añadir.

Aprendí la razón por la que estamos aquí, y cómo volver a casa trayendo con nosotros tantos como nos sea posible, ¡¡lo cual es la razón de que estemos hablando hoy aquí!!

 

Me parecía que me había ido por una semana. Pero luego me dijeron que había sido algo de pocos minutos, y largo suficiente para temer un posible daño cerebral por falta de oxígeno.

Sabía que al volver pasaría por tiempos difíciles y dolorosos, pero tuve la ayuda para decidir volver. Ahora ya no trabajo tanto. Lo que tiene importancia es lo que se refiere al amor que tomamos y que damos. No es solamente practicar religión. El asunto no es cumplir con un montón de reglas. También estoy agradecida que finalmente Él me envió al que yo esperaba.

Ahora siento a las personas en vez de simplemente conocerlas. Soy consciente de ángeles y ayudantes y sé cosas antes de que sucedan. No puedo tomar medicinas, y si lo hago, sólo puedo tomar una cantidad  pequeña, ¡me afecta una barbaridad!

 

Soy súper sensible en cuanto a energía y los rayos. Soy súper sensible a las emociones de la gente, increíblemente sensible, especialmente a las personas malas, por falta de una palabra mejor, porque no hay personas malas, simplemente algunos que no saben lo que viene. Atraigo a los niños pequeños, ¡y los animales me siguen por todas partes! ¡Es un problema ir al zoológico!

Ya no soy, ni nunca voy a ser la persona que era. Yo no era una mala persona, pero era desinformada sobre lo que realmente significa esta vida.

 

Comparto esta experiencia con cualquiera que se quede quieto el tiempo suficiente. Desde entonces he aprendido a hablar sin asustar a la gente y que huyan, pero algunas veces todavía lo hacen. ¡Tanta gente ha sido y todavía es influenciada! Con muchos de ellos solamente puedo tener la esperanza de que vayan al lugar donde yo estuve, para ayudarse a sí mismos. Lo que siento después de haber tenido esa experiencia es sentimiento de felicidad, amor, pena por haber dejado el cielo y a todos ellos. Soledad y un sentimiento real de nunca ser la misma ni ser como la gente normal de aquí, pero feliz de haber tenido la bendición de experimentar todo eso.