Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

Jiaheng I Probable ECM


 

Descripción de la experiencia

 

Julio de 2007: Sin ningún aviso previo, mi relación terminó. No podía aceptar la realidad de lo que ocurrió y tuve una crisis emocional. Mi corazón se sentía como si estuviera siendo apuñalado. En diciembre, mi fiel compañero por doce años, mi perro, de repente enfermó y falleció pocos días después. Para mí, ese perro era mi familia, siempre a mi lado, incluso mientras dormía. Con tantos eventos desafortunados sucediendo al mismo tiempo y de repente, no pude. Por ello, desarrolle insomnio y recurrí a beber un fuerte licor todas las noches para poder dormir. Bebí hasta el punto de vomitar sangre, y sin embargo seguí bebiendo. Mi cuerpo empezó a sentir extrema fatiga y mi cerebro no se enfocaba. Resulto que desarrollé ulcera sangrante. Una noche después del trabajo en enero de 2008, decidí ir al gimnasio y correr para aliviar mi desesperación, a pesar de que ya estaba muy cansado y enfermo. Me sentía tan perdido. Mientras hacía ejercicio, seguí pensando, '¿Por qué el cielo me trata así?' en la cinta, corrí como loco ¡con todas mis fuerzas! Pero cuanto más corría, más sentía una presión y una gran incomodidad en el pecho. Al darme cuenta de que algo andaba mal, de inmediato deje el gimnasio. Yo pensaba que debería regresar a casa y descansar. En el momento en que llegué a la estación de metro, en las pantorrillas, piernas y dedos tenía un espasmo doloroso. A continuación, todos los músculos de mi cuerpo comenzaron a tener calambres dolorosos. Sentí que mi latidos se aceleraban cada vez más, y me pareció claro que mi cuerpo estaba fuera de mi control. Una multitud se reunió, incluso un empleado del metro se acercó. Le pedí que por favor llamara a una ambulancia de inmediato.


Empecé a ponerme muy nervioso, y de repente sentí que toda la sangre de mi cuerpo se retraía hacia mi corazón. Cada pulgada de mi cuerpo, incluido mis órganos, sentían una incomodidad extrema. Podía sentir mis órganos ocupados en su actividad, y luego sentí que empezaba a disminuir. Sentía entrar y salir del espacio-tiempo de este mundo. El mundo parecía ir a cámara lenta mientras mi pensamiento se aceleraba. Puedo dar fe de que la velocidad de mi mente debe haber sido la más rápida del mundo en ese momento. Quería levantar mi mano derecha para comprobar lo que estaba sucediendo con el funcionamiento de mi cuerpo, pero mi mano derecha no respondía. Mis manos y pies se sentían como gelatina a medida que mi cuerpo se enfriaba cada vez más. Apenas podía mirar hacia abajo a mi mano derecha, que ahora parecía sin sangre. Los latidos de mi corazón se sentían irregulares y pesados, y podía sentir un aumento gradual del malestar en mi corazón. En este punto, mi cerebro me decía que mi corazón iba a parar muy pronto. Realmente podía sentir lo que es acercarse cada vez más a la muerte, y es el sentimiento más aterrador del mundo. Empecé a pensar en mi familia, en todas las cosas que no había hecho, y si moría, lo triste que estaría mi familia y cómo llamar a mi hermanito y decirle las últimas palabras, etc., etc. “¡Manos!", Supliqué mentalmente, "¡por favor, muévanse! ¡Por favor, muévanse!" Pero no lo hacían. Sabía que no iba a alcanzar a la llegada de la ambulancia, así que quería preguntarle al empleado del metro si tenían un desfibrilador, pero mi boca no se movía y mi audición empezaba a distorsionarse. Las funciones de mi cuerpo seguían disminuyendo mientras permanecía inmóvil, y mi mente seguía acelerando. La velocidad de mis pensamientos aumentó a medida que pasaban episodios de mi vida, y las funciones de mi cerebro parecían alcanzar los límites de la capacidad humana. Esta situación anormal me preocupó, pero solo podía gritar en mi mente: '¿No puede ayudarme alguien?' Mis párpados comenzaron a caerse, y no dejaba de decirme '¡No te duermas! Aguanta! No te duermas! Aguanta ahí!' Por fin, había agotado por completo toda mi fuerza. Mi corazón ya no quería latir y mis párpados finalmente se cerraban. En este momento, una imagen apareció en mi mente, un ascenso de alta velocidad hacia el cielo. Pude ver que el cielo era muy brillante, a pesar de que era de noche.


Una voz en mi cabeza me dijo, 'Soy Dios', y pude sentir que Él/ Ella me entendía completamente y conocía toda mi vida. Sentí que era Dios, todopoderoso, y que podía ayudarme. Entonces comencé a suplicarle, rogándole en voz alta en mi corazón, '¡Por favor, ayúdame! ¡Yo no quiero morir! ¡Dame una oportunidad más para que viva una vida significativa! "Seguí disculpándome, disculpándome por la vida que había vivido”. Le dije: "Si no muero, si no muero, si no muero, haría, haría, haría...". Entonces dijo: "Irías a la iglesia, ¿sí?" Inmediatamente acepté, cuando sentí que mi corazón estaba a punto de parar, y mis ojos se cerraron, sentí que en 3 segundos dejaría este mundo, 3, 2, 1. De repente, sentí fortaleza en mi cuerpo. Mis párpados se levantaron con facilidad, la circulación volvió a mis manos y pies, y mi cuerpo comenzó a calentarse. ¡Todas mis funciones corporales volvieron a la normalidad hasta el punto en que realmente podía ponerme de pie! Lo primero que me pregunté fue: 'Dije que iba a ir a la iglesia. ¿Por qué?" Siempre me había opuesto a las iglesias. ¡No podía creer que dijera que iba a empezar a ir a la iglesia ahora!.


Los paramédicos finalmente llegaron. De camino al hospital, le pregunté a los paramédicos: "Hace un momento, cuando sentí que toda mi sangre volvía a mi corazón, ¿qué estaba pasando exactamente entonces?" Respondieron casualmente que cuando el cuerpo entra en el modo de supervivencia de emergencia, concentra automáticamente el flujo de sangre hacia los órganos centrales esenciales en preparación para la lucha final. En el hospital, insistieron en que tendrían que ingresarme cuatro días. Simplemente no soportaba ser hospitalizado y había planeado escabullirme el primer día, pero mi cuerpo estaba tan cansado que no lo hice. ¡Al día siguiente, cuando me desperté, me sentí completamente diferente! Mi personalidad había cambiado. No me sentía como yo. ¡Me sentí tan tranquilo en mi corazón, tan lleno de amor! Sentí que desde ese día en adelante, iba a ser una nueva vida, ¡y que a partir de ahora, perdonaría a todos los que me habían ofendido alguna vez! Luego pasaron los días, uno a la vez, y finalmente me olvidé de mi promesa de ir a la iglesia. No le había mencionado a nadie nada sobre este evento en el que me había encontrado con Dios, por lo que no había nadie que me recordara mi promesa. Durante esos dos años, seguí recibiendo imágenes de un grupo de personas en la iglesia y estas imágenes tocarían mi corazón con tal amor que lloraba incontrolablemente. Y siempre había una voz incesante en mi mente que me decía que fuera a la iglesia, pero no dejaba de decir: "Más tarde, más tarde, definitivamente iré". Entonces, estas imágenes y voces comenzaron a aparecer con menos frecuencia, desvaneciéndose lentamente.


En febrero de 2010, mi segundo perro fue diagnosticado de cáncer. Lo llevamos al veterinario, quien lo opero. Le mostró a mi hermano menor que el cáncer se había extendido por todo su cuerpo y que, como mucho, no tenía más de un mes o dos de vida. Toda la familia estaba abrumada. Recordé otra vez al Dios que me había ayudado antes: Entonces le dije: 'Si mi perro vive más de tres meses, iré a la iglesia'. Resultó que, después de tres meses, mi perro todavía estaba vivo, caminando alrededor como si nada hubiera estado mal alguna vez. En el otoño del mismo año, llevamos al perro al veterinario por una enfermedad leve, y el veterinario se sorprendió al ver a mi perro, preguntando: "¿Cómo puede ser que tu perro todavía esté vivo?" No fue hasta que a finales de julio de 2011, mi perro finalmente falleció a la edad de casi doce años. Por el verano de 2010, comencé a preguntar quién iba a la iglesia para poder obtener una recomendación. Un cliente del gimnasio me recomendó una iglesia en Kowloon.

 

¡Esta iba a ser mi primera visita a una iglesia en toda mi vida! Subí al autobús de Kowloon y fui a la cubierta superior, y como todos los asientos de la ventana estaban ocupados, tomé asiento junto a la persona más distinguida que pude ver. Una vez que me senté, él inmediatamente me dio una tarjeta, en la cual estaba escrito 'Sun Yat Sun (padre fundador de la China moderna)’. Era cristiano, así que comenzamos a hablar. Qué casualidad que la primera vez que voy a la iglesia termino en el autobús sentado al lado de un pastor, todo un juego del destino. El pastor me dio un vistazo rápido para ver qué esperar, pero yo no me resistiría a escuchar acerca de Jesús, aunque en el fondo sentía un poco de resistencia de todos modos. Después de mi primera visita a la iglesia, declaré: '¡Misión completa!' Con respecto a mi promesa, ja, ja, y después de asistir unas cuantas veces más, empecé a no querer regresar. Así que dejé la iglesia. Después de irme, me sentí muy incómodo, entonces le dije a Dios, 'Dios, me voy de la iglesia a propósito. Si existes, encontrarás una buena chica que me lleve de nuevo.’ Pensé, 'Apuesto a que nadie ha rezado para que una chica le invite a la iglesia. De hecho, estoy seguro de que esto es tan raro que ni siquiera sucederá.’ (Mi idea era que al hacer este deseo imposible, ¡no tendría que ir a la iglesia nunca más!). Lo hice así para aliviar mi conciencia.

 

Después de un mes, durante una clase de RCP, conocí a una chica muy pura y sincera que de repente me preguntó si iba a la iglesia o no. ¡Me quedé atónito por unos segundos! ¡Ni siquiera creía que esto pudiera estar pasando! Así que finalmente me di cuenta de que Dios existe en este mundo y le pregunté a Dios si había sido Él quien me había rescatado esa vez (de mi ECM) hace cuatro años. Unos días más tarde, fui con esta chica a la iglesia. Nos sentamos y empezamos a leer la sinopsis del día, y vimos que decía: "Sin Dios, no hay vida". La chica se sorprendió y dijo: "¡Dios está hablándote!". Respondí: "¡Estoy aún más sorprendido que tú!" El impacto penetró profundamente en mi corazón. Le pregunté desde hace cuántos años creía en Dios y a cuántas personas había traído a la iglesia. Ella dijo que creía en Dios desde hacía ocho años y que había comenzado a ir a la iglesia con mayor frecuencia estos dos últimos años, pero yo era el único a quien le había preguntado si iba a la iglesia o no. Cuando todos se pusieron de pie para cantar los Salmos, otra vez la voz me dijo: "¡Ahora tienes que difundir la buena palabra!", A lo que respondí: "Pero no sé cuál es la 'buena palabra'." Después de un momento, noté que muchos de mis amigos e incluso personas que no conocía comenzaron a compartir conmigo sus sentimientos y pensamientos más profundos, e incluso su dolor y sufrimiento. Incluso las personas que acababa de conocer hacía unas horas me revelaban sus pensamientos más profundos, ¡y esto nunca había sucedido antes! Mientras siguiera teniendo conversaciones con estas personas, mi cuerpo y mi mente seguirían sintiendo sensaciones nuevas y muy extrañas: estaba lleno de poder, emociones sinceras y sensaciones de energía, agudeza mental, velocidad de pensamiento e inteligencia, con divina chispa de inspiración. Y a menudo hablaría desde lo más profundo de mi inspiración. Como resultado, la gente siempre me seguiría a la iglesia.

 

Mi madre había sido budista y devota de antepasados desde la infancia, habiendo crecido en un pueblo (los antepasados y el culto a Buda es la religión predominante de los chinos en general) y tenía un Guan-yin en la casa (bodhisattva) [Comúnmente conocido como la estatua de la Diosa de la Misericordia - Wikipedia]. Hace un par de años, ella había empezado a sentir un dolor persistente justo debajo de su oreja izquierda, y este dolor le preocupaba mucho. La explicación del médico fue que se trataba de un problema de deterioro de las articulaciones. Pero no importa qué medicina tomara, no mejoraba, y el dolor había persistido durante más de dos años. En la primavera de 2011, le pedí que tratara de orar al respecto. Ella respondió muy enojada, regañando, '¿Qué tipo de iglesia es esta iglesia tuya ahora? ¿Qué Dios es? ¿Estas loco? Si la oración pudiera curar enfermedades, ¿por qué el mundo tendría todavía médicos? "Yo respondí: 'Todo lo que tienes que hacer es decir algunas palabras. ¿Ni siquiera tienes el valor de intentarlo?” Aminoró la velocidad, me escuchó y, poco después, pronunció su primera oración: "Dios, si realmente existes, por favor sana el lugar debajo de mi oreja izquierda. Si ya no duele, iré a la iglesia ".

 

Resultó que el dolor comenzó a disminuir día tras día. Los días se convirtieron en semanas, y después de solo un mes, ¡el dolor desapareció por completo!. Además, una vez, mamá estaba cenando conmigo después de regresar de un viaje, y ella me dijo que en el hotel, mientras intentaba dormir, un "fantasma" se había sentado sobre ella, hasta el punto en que no podía moverse, ni siquiera abrir los ojos. En su corazón ella comenzó a pensar, '¡Señor Jesucristo, sálvame! ¡Señor Jesucristo, sálvame! "E inmediatamente pudo abrir los ojos y mover la boca, luego procedió a rezar en voz alta. Ella alcanzo un sentimiento de paz y tranquilidad y ya no tenía miedo. El resto de la noche en el hotel transcurrió sin más incidentes de ningún tipo, ¡ni siquiera ruidos extraños! Ella también dormía bien, y por eso, estaba muy agradecida con Jesucristo. Me dijo: "En el pasado, habría estado sin dormir toda la noche y la presión sobre mi cuerpo (del fantasma) no se habría detenido. ¡Pero esta vez, una vez que comencé a orar, pude moverme libremente! Esto es increíble, ¡y ya no tengo miedo! ¡Es realmente maravilloso creer en Jesucristo!' Ahora en nuestra familia tenemos cuatro creyentes en el Señor, los ídolos en la casa se han ido, y nuestras relaciones familiares han mejorado. ¡Somos mucho más felices de lo que solíamos ser! Mi madre también está difundiendo la buena palabra y los que se han convertido en creyentes también están guiando a sus familias y amigos hacia el Señor.

 

Antecedentes

 

Género: Masculino

 

Fecha de la ECM: mediados de enero de 2008

 

Elementos de la ECM

 

En el momento de la experiencia, ¿hubo algún suceso que amenazará su vida? Sí. Ataque al corazón. Evento que amenaza la vida, pero no muerte clínica. La frecuencia cardiaca no era adecuada, no podía respirar. Ese momento sentí incomodidad en el pecho y el corazón. Respiraba con dificultad y todos los músculos de mi cuerpo estaban apretados y con espasmos. No tenía flujo de sangre en las manos y sentía frío en el cuerpo.

 

¿Cómo considera el contenido de su experiencia? Maravilloso.

 

¿Se sintió separado de su cuerpo? No.

 

¿Cómo fue su mayor nivel de conciencia y alerta durante la experiencia, comparado con su nivel cotidiano? Más conciencia y alerta de lo habitual.

 

¿En qué momento de la experiencia tuvo su máximo nivel de conciencia y  alerta?  Durante mi arritmia, cuando sentía que iba a morir inminentemente.

 

¿Sus pensamientos se aceleraron? Increíblemente rápido.

 

¿Le parecía el tiempo acelerado o enlentecido? Todo parecía estar sucediendo a la vez; o el tiempo se detuvo o perdió todo significado.  Sentí que el tiempo pasaba en “cámara lenta”

 

¿Sus sentidos eran más intensos de lo habitual? Increíblemente más intensos.

 

Por favor, compare su audición durante la experiencia con la suya cotidiana previa a la experiencia.  Cuando sentí que estaba al borde de la muerte, el tiempo se sentía como a cámara lenta, y las voces de las personas hacia mí tenían una calidad deformada / cambiada.

 

¿Parecía estar consciente de cosas que ocurrían en otro lugar? Sí, y los hechos han sido comprobados.

¿Pasaste a través de un túnel? No.

 

¿Viste algún ser en la experiencia? Los ví.

¿Encontró o advirtió algún ser fallecido (o vivo)? No.

 

¿Viste o te sentiste rodeado de una luz brillante? Una luz claramente de origen místico o de otro mundo.

 

¿Viste una luz sobrenatural? No.

 

¿Parecías entrar en otro mundo sobrenatural? No.

 

¿Qué emociones sintió durante la experiencia? Cuando me estaba sucediendo, me sentí aterrorizado, con una sensación de estar abandonado por el mundo. Pero cuando me desperté al día siguiente, me sentí muy tranquilo y feliz.

 

¿Tuviste sensación de paz o de agrado? Increíble paz o placer.


¿Tuviste sensación de alegría? Alegría increíble.


¿Sentiste armonía o unidad con el universo? Me sentí uno o unido al mundo.


La experiencia incluyó: conocimiento o propósito especial

 

¿De repente parecía entenderlo todo?  Todo sobre el universo. 


La experiencia incluyó: revisión de vida

 

¿Escenas de tu pasado vinieron a ti?  Mi pasado brilló ante mí, fuera de mi control. Cuando me estaba sucediendo, me sentí aterrorizado, con la sensación de ser abandonado por el mundo. Pero cuando me desperté al día siguiente, me sentí muy tranquilo y feliz.


¿Te vinieron escenas del futuro? Escenas del futuro del mundo.


¿Llegaste a un borde o punto de no retorno?
Llegué a una barrera que no me permitieron cruzar; o fui enviado de regreso en contra de mi voluntad.

 

Dios, espiritualidad y religión

 

¿Cuál era su religión antes de su experiencia? Liberal. Ateo.

 

¿Han cambiado tus prácticas religiosas desde tu experiencia? Sí.  Después de experimentar esta ECM, ahora creo en el cristianismo (antes era ateo).

 

¿Cuál es tu religión ahora? Liberal, sin religión.

 

¿Han cambiado sus valores y creencias debido a la experiencia? Sí.  Después de experimentar esta ECM, ahora creo en el cristianismo (antes era ateo).


¿Te pareció encontrar un ser o presencia mística, o escuchar una voz no identificable? Encontré un ser definido, o una voz claramente de origen místico o sobrenatural.

 

¿Viste espíritus de difuntos o religiosos? Los vi.

 

Acerca de nuestra vida terrenal no religiosa

 

Durante su experiencia, ¿obtuvo conocimiento o información especial sobre su propósito? Incierto, solo sentí que en el universo hay un Maestro, uno que conoce toda mi vida, y que fue capaz de darme la oportunidad de sobrevivir.


¿Han cambiado sus relaciones específicamente debido a su experiencia? Sí, me volví más amable y más amoroso. Sacrificaría mis propios intereses personales para ayudar a otros.

 

Tras la ECM:

 

¿Fue difícil expresar la experiencia con palabras? No.


¿Tienes algún don psíquico, no ordinario u otro especial que no tenías antes de la experiencia? Sí. Poder y capacidad de Jesucristo, especialmente con el propósito de sanar.


¿Hay una o varias partes de su experiencia que sean especialmente significativas o relevantes para usted? El más significativo fue el amor de Dios. Estoy muy conmovido por esto y quiero tener siempre este sentimiento.

 

¿Alguna vez ha compartido esta experiencia con otros? Sí. Compartí mi experiencia con otros después de unos tres años. La mayoría de las respuestas fueron de sorpresa. Aquellos que no reaccionaron, con el tiempo creyeron en Cristo, convencidos por los muchos milagros que ocurrieron. También pudieron sentir el amor de Dios, por si mismos.


¿Tenía algún conocimiento de experiencia cercana a la muerte (ECM) antes de su experiencia? No.

 

¿Qué creías acerca de la realidad de tu experiencia al poco tiempo de que sucedió (días a semanas)? La experiencia fue definitivamente real. Me pareció difícil de creer porque era ateo. No creía en ningún tipo de Dios.


¿Qué crees de la realidad de tu experiencia ahora? La experiencia definitivamente fue real.

 

En algún momento de su vida, ¿algo ha reproducido alguna parte de la experiencia? No.

 

¿Hay algo más que le gustaría añadir sobre su experiencia? Después de experimentar esta ECM, me interesé por la muerte. ¡Dios es real! ¡Todos deberían creer en el Señor!.

 

¿Hay alguna otra pregunta que podamos hacerte para ayudarte a comunicar tu experiencia? Es muy bueno. No hay necesidad de cambiar nada.