Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

Arshan ECM


 

Descripción de la experiencia

 

No me sentía bien y no estaba prestando atención a mi forma de conducir. Llegué a una intersección y miré a ambos lados de la calle sin cuidado. No vi venir ningún automóvil, así que seguí mi camino. De repente, escuché un fuerte claxon seguido de un fuerte ruido. En ese momento, me encontré flotando en un espacio oscuro. Estaba fuera de mi cuerpo, flotando en el aire y mirando a mi alrededor.


Vi un cuerpo tirado en el medio de la calle al lado de un automóvil. Lo estaba mirando desde varios pies de distancia. Me tomó poco tiempo reconocer que era mi propio cuerpo al que miraba. No tenía sentimientos por eso; fui un observador indiferente. Pensé que debía haber muerto, pero no estaba triste en absoluto. No sabía a dónde se suponía que debía ir desde allí. Mis pensamientos y mi mente eran los mismos que cuando estaba en mi vida física, pero no podía imaginar los pensamientos terrenales.


Después de un rato, abandoné la preocupación de a dónde tenía que ir desde allí, porque estaba disfrutando de la paz y el silencio. Estaba inmerso en ese momento. Solo estaba mirando desde varios metros en el aire mientras la gente corría hacia mi cuerpo desde todas direcciones. No podía escuchar sus voces con claridad, sin embargo, pude comprender lo que estaban diciendo. Cuando miraba a estas personas, sabía que pensaban y lo que iban a decir.

Como había un hospital en la misma calle donde ocurrió el accidente, la ambulancia no tardó en llegar. Los médicos pusieron mi cuerpo en una camilla y me transfirieron a la ambulancia. El conductor encendió las sirenas y aceleró hacia el hospital. En la ambulancia, el equipo médico de emergencia inyectó algo en mi cuerpo, pero no sirvió de nada. Mi cuerpo no respondió. Aunque estaba separado de mi cuerpo, todavía sentía que también estaba de alguna manera dentro de mi cuerpo. Sin embargo, no estaba sintiendo incomodidad o dolor. Al mismo tiempo, sentía que iba cada vez más alto.

 

Estaba flotando como en una ola y me sentí tan ligero. Al principio y al final del accidente, todo se movía muy rápido. Cuando salí de mi cuerpo, estaba en otra forma, transparente y no física, pero similar a una forma humana. Aunque vi la nueva forma, no pensé en ello. Me sentía agradablemente caliente, no podía oler o saborear y no tenía ningún sentido físico corporal. No podía sentir las cosas físicas, pero mi vista mejoró mucho. Sentí que me había convertido en energía.

Estaba volando y entré en un ambiente de color gris. Traté de alcanzar una luz gris y polvorienta que se estaba moviendo frente a mí. Cuando me acerqué a esta luz, se hizo más brillante. La luz parecía un vapor o humo que se ilumina bajo una luz de la calle. No tenía forma y tenía colores azul, naranja, amarillo y dorado. No sabía lo que era. La luz no molestaba mis ojos y no me cegaba. Me empujaron hacia la luz con gran fuerza. Cuanto más me acercaba, más alegría y paz sentía. Después de un tiempo, noté Seres similares a mí, pero tenían un color más brillante y se movían más despacio que yo. Entonces fui rodeado por mis parientes fallecidos. Sentí tanta alegría y gracia al verlos. Sentí que estaban allí para ayudarme. Su cuerpo era transparente y luminoso. Nunca se me ocurrió preguntarles cosas como ¿dónde estoy?, ¿a dónde voy?, ¿qué me sucederá?, ¿estoy muerto? Ellos tampoco me hablaron.


Un halo de luz me rodeó en sí mismo. Mi vida y todos sus sucesos comenzaron a pasar en mi mente, pero era muy claro, real y vivo. Era como una presentación de diapositivas, pero volví a experimentar todos los sentimientos en estos eventos. Todo se mostró en orden cronológico. Aunque esta revisión de la vida entera solo tomó unos minutos, fue agradable e interesante para mí. Una vez que se detuvo la revisión de mi vida, mi mente comenzó a analizar mi vida y mis acciones. Sentí que, en general, era relativamente amable con la gente.

 

Después de eso, sentí libertad. El halo de luz me dejó y sentí que tenía que volver a la vida física. Estaba tratando de evitar que esto sucediera porque estaba experimentando cosas nuevas y agradables. Pero dejé ese entorno automáticamente y me moví a un ambiente de un azul grisáceo y me colocaron en posición supina y lentamente, sin esfuerzo, regresé a la ambulancia. La ambulancia ingresó al hospital y transfirieron mi cuerpo a la unidad de cuidados intensivos. Mi Ser flotante podría atravesar fácilmente las paredes. Fue como si al acercarme a una pared, desapareciera. No podía sentir ninguna cosa física o barrera. Sabía que me estaba moviendo, pero no podía sentir el movimiento. Entré al quirófano, me ubique en algún lugar cerca del techo. Los médicos y las enfermeras estaban rodeando mi cuerpo, pero nadie me vio en el techo. Estaban masajeando el área de mi pecho. Una enfermera me insertó un tubo en la garganta y lo usó para respirar. Otro doctor inyectó algo en mi cuerpo. Pero mi cuerpo no respondía. Escuché a un médico gritar: '¡código rosa!'.


En ese momento, mientras flotaba en el aire, pasé por algo fijo y ligero, que sentí a mi costado. Una inmensa sensación de soledad, depresión y miedo me envolvió. Sabía que mi comunicación con los demás estaba cortada y que no podía hablar con la gente. Sentí que si no volvía a entrar en mi cuerpo, moriría para siempre. Estaba triste por mi familia y amigos, y cómo se sentirían después de mi muerte. Pude imaginar y sentir sus sentimientos. Por otro lado, había trabajos importantes que necesitaba terminar y pensé que era demasiado joven para morir. Sin embargo, quería quedarme en este agradable entorno no físico. Sentí que tenía que decidir rápidamente si permanecer en mi cuerpo o fuera de él. Sentí que no podía quedarme afuera por mucho tiempo o que moriría de forma permanente. Así que decidí regresar.


Durante todo este tiempo, el personal médico estaba tratando de salvarme. Varias veces me dieron descargas eléctricas, pero no sentí nada. Sin embargo, sentí que me estaba volviendo más pesado y que estaba siendo empujado hacia mi cuerpo. Era como si su esfuerzo estuviera funcionando. Cuando descargaron nuevamente varias veces, mi cuerpo saltó. Sentí que entré en mi cuerpo como un objeto sólido, con una sacudida. Sentí que estaba dentro de mi cuerpo y escuché a la enfermera gritar: "¡Guau, funcionó!".

 

Cuando estaba entrando en mi cuerpo, escuché un silbido y sentí que estaba en un espacio abierto y oscuro que era como un embudo y entre en mi cuerpo desde la cabeza. Después de entrar a mi cuerpo, sentí mucho dolor intenso. Creo que estuve fuera de 15 a 20 minutos. Durante varios días, no estaba en estado natural. Cuando sané un poco, mi médico me dijo: "Pasaste un estado crítico". Dije que lo sé y le conté toda mi experiencia desde el principio hasta el final. Él estaba asombrado y sin palabras.


Desde esa experiencia, mi mente y alma son más importantes para mí que mi cuerpo. Algunos dicen que tengo un efecto sanador sobre ellos. Ahora siento que me llevo mejor con las personas y tengo más tolerancia hacia ellas. Puedo entender mejor sus sentimientos y lo que está sucediendo dentro de ellos. Esta experiencia ha cambiado mi vida y mi pensamiento. Ya no tengo miedo a morir, como lo experimente alguna vez.


De Gonbade Kavoos, Irán - Invierno de 1996
.