Home Pagina ECMs actuales Comparta su ECM

Antiguas ECM iraníes



Descripción de la experiencia:

El Ardā Vīrāz Nāmag,

Un antiguo viaje de Mazdean al Más Allá

Contribución de Jonathan

El Ardā Vīrāz Nāmag, una antigua narrativa escatológica de Mazdean, probablemente del siglo IX y escrita en Pehlevī (un idioma iraní extinto), narra el viaje sobrenatural de un hombre que, después de beber una sustancia ritual, deja su cuerpo y viaja al Paraíso y al Infierno. Esta narración en particular es una versión muy tardía de Mazdean del texto transmitido oralmente durante muchas generaciones, y aún manipulada con adornos e interpolada en elementos de la doctrina religiosa, parece mostrar los elementos centrales de una experiencia cercana a la muerte. Aquí traduciré al inglés algunos pasajes de la traducción francesa de Tardieu (1984).

Trescientos años después de que Zoroastro extendió la Verdadera Religión en el mundo, el narrador dice que el Espíritu Maligno llevó a Alejandro Magno por el mal camino, llevándolo a llevar una severa tiranía, guerra y enfermedad a la tierra de los arrianos. Alejandro ordenó la ejecución de muchos sacerdotes, sabios, santos y creyentes, y difundió la discordia y el odio entre la gente. Habiendo caído en un estado de confusión y tristeza, un grupo de sacerdotes convocó una asamblea para elegir a un hombre que viajaría a la tierra de los muertos para traer las enseñanzas de la Verdadera Religión al mundo de los vivos. Ellos seleccionaron a siete hombres que eran muy justos en su conducta y creencia, y les pidieron a estos hombres que eligiesen uno entre ellos para esta tarea. Un hombre llamado Vīrāz fue elegido. Aquí comienza el ritual:

Y Vīrāz se lavó la cabeza y el cuerpo y se vistió con ropas nuevas. Se perfumó con un delicado perfume. En una cama adecuada se extendieron sábanas nuevas y limpias, sobre las que se sentó. Entonces los sacerdotes le dieron tres copas de oro llenas de vino. Uno para pensar bien, uno para hablar bien y otra para actuar bien. Después de haber bebido estas tres copas, Vīrāz se acostó y los sacerdotes y sus siete esposas-hermanas rezaron a su alrededor durante siete días. Y el alma de Vīrāz salió de su cuerpo al Pico de la Ley (el nombre dado a la montaña, que según la cosmología Mazdean se encuentra en el centro del mundo) y el Puente Chinvat. Después de siete días, el alma de Vīrāz regresó y volvió a entrar en su cuerpo. Vīrāz se levantó como quien se despierta de un sueño placentero, alegre y teniendo pensamientos maravillosos. Y cuando sus siete esposas-hermanas, los sacerdotes y los mazdeanos vieron a Vīrāz, se sintieron felices y alegres. Y dijeron: '¡Regresaste sano y salvo de la tierra de los muertos a esta tierra de los vivos!' Y cuando Vīrāz vio a los sacerdotes acercándose a él para rendirle homenaje, dijo: 'A ti, la paz del Señor Ahura Mazda (el Dios Supremo de los mazdeanos) y de los Ahahraspands." Y los sacerdotes dijeron: 'Bienvenido, Vīrāz, mensajero de los mazdeanos, la paz sea contigo! ¡cuéntanos exactamente todo lo que viste!" Y ordenaron a un escriba que viniera y escribiera todo lo que dijo en detalle. Vīrāz dijo: "En la primera noche, Srosh (el Mensajero de los Dioses) y el dios Adur vinieron a mí y me dijeron: 'Eres bienvenido, justo Vīrāz, aunque tu momento de estar aquí no ha llegado aún'. Y dije, 'Soy un mensajero'. Y luego el triunfante y santo Srosh y el dios Adur tomaron mi mano. Un primer paso para pensar bien, un segundo paso para hablar bien y un tercer paso para actuar bien. Avancé hacia el Puente Chinvat, creado por Ahura Mazda, el Protector y Todopoderoso. Mientras avanzaba, vi almas de los difuntos que decían: "¡El bien llega a quien hace el bien a los demás!" es decir, '¡Bueno es, el que por su bondad, trae bien a los demás!' Y durante las primeras tres noches, experimentó tal dicha y serenidad más allá de toda la felicidad que conocía en el mundo [material], de tal manera que nunca hubo un hombre en el mundo que experimentara tal serenidad, satisfacción y felicidad. Al amanecer del tercer día, las almas de los justos paseaban en un fragante jardín. Y esta fragancia parecía más delicada que todas las delicadas fragancias que alguna vez entraron en su nariz en toda su vida, y el perfume vino de la dirección de los dioses. Y su propia D'na (nótese que la palabra D'na más tarde se convirtió en la palabra para la religión en árabe = al-Din) y sus propias acciones aparecieron ante él en la forma de una niña, hermosa y de forma agradable, encantadora de corazón y alma, de tal luminosidad que era muy atractiva de ver y deseable de contemplar. Y las almas de los justos le preguntaron a esta jovencita: "¿Quién eres, tú que eres la más bella de las chicas bellas del mundo?" Y ella, que era su propia D'na y sus propias acciones, respondió: "Yo soy tu acción, joven de buenos pensamientos, buenas palabras, buenas acciones y de buena religión". Es por tu propósito y tu acción que soy alta, buena, fragante, espléndida y pura como me ves. Yo era fuerte, y tú me hiciste aún más fuerte. Era hermosa y me hiciste aún más hermosa. Era preciosa, y tú me hiciste aún más preciosa. Yo estaba sentada en un rango alto, y me hiciste sentarme en un rango aún más alto. Era honrada y me hiciste aún más honrada, por estos buenos pensamientos, por estas buenas palabras, por estas buenas acciones tuyas.

El resto del texto describe, en términos muy moralistas y físicos, el estado de las personas buenas en el Paraíso y de las personas malas en el Infierno, que corresponde a la forma en que vivieron. El encuentro con D'na se repite de forma negativa con una bruja fea que encarna los malos pensamientos, las malas palabras y las malas acciones del que no pudo vivir según la Verdadera Religión en esta vida.

Aquí hay otros reportes similares de otras fuentes antiguas iraníes:

En la primera noche, el alma siente tanta alegría como toda lo que sintió en la vida. Al final de la tercera noche, cuando empieza el amanecer, al alma del fiel le parece traída entre prados y respirando dulces aromas.

Como si soplara un viento del sur, un viento fragante, más fragante que cualquier otro viento en el mundo. Al alma del fiel le parece como si estuviera inhalando ese viento con la nariz.

'¿De dónde sopla ese viento, el viento más fragante que jamás haya inhalado con mi nariz?' A medida que el viento sopla sobre él, su propia D'na aparece en forma de una doncella, bella, resplandeciente, con los brazos blancos, y tan hermosa como la más bella del mundo.

Y el alma del fiel le dice, preguntando: "¿Qué doncella eres tú, que eres la doncella más bella que he visto?" Y ella, siendo su propia D'na, le responde: "Ciertamente, joven de buenos pensamientos, buenas palabras, buenos actos, de buen interior, soy tu propia D'na'.

"Todos te amaron por la grandeza, la bondad, la justicia, la fragancia, la fuerza victoriosa y la liberación del dolor en el que ahora me apareces". Así tú, oh joven de buenos pensamientos, buenas palabras, buenos actos y de buen interior, me amas por esa grandeza, bondad, justicia, fragancia, fuerza victoriosa y liberación del dolor en el que ahora me aparezco a ti.

"Era encantadora y me hiciste aún más encantadora. Fui justa y me hiciste aún más justa. Era deseable y me hiciste aún más deseable. Estaba sentada en un lugar alto y me hiciste sentar en un lugar aún más elevado, a través de buenos pensamientos, por tu buen hablar, por tus buenas acciones".

Primero, el alma de los fieles avanza un paso hacia el Paraíso del Buen Pensamiento. Segundo, avanza un paso hacia el Paraíso de las Buenas Palabras. En tercer lugar, avanza un paso hacia el Paraíso de los buenos actos. En cuarto lugar, avanza un paso en la Luz Sin fin (Del Hadhokht Nask).

Una vida de buenas acciones de un hombre, para que él sea libre de culpa. (N del T: One life, a man's good actions, so that he will be free of guilt). Piadoso y meritorio mientras viva, no lastimando ni a las criaturas demoníacas. Sin temor a nada para que, sin pausa, obtenga, en cualquier momento que muera, niñas ángeles que vendrán a recibirlo con flores y le hablarán así:

'No temas, alma justa. Avanza, da un paso hacia el Paraíso de la Luz. Recibe alegría. Avanza hacia el fragante y maravilloso Paraíso donde hay un gozo eterno’. Y su propia D'na, como una princesa maravillosa, divina, una virgen, vendrá ante su rostro, inmortal, con flores en la cabeza. Ella misma lo pondrá en camino al Paraíso (fragmento de Manich'an).

Y en el cuarto día al amanecer [el alma] alcanzará el alto y terrible Puente Chinvat, al que todos llegan, justos o malvados. Cuando el alma del hombre justo cruce ese puente, sus buenos actos vendrán a su encuentro en forma de una chica, más hermosa y más bella que cualquier chica en el mundo. (Del Menog-i Khrad).